Categoría: Agua

Los cocineros de la España Rural alzan la voz: “Generamos recursos económicos, aportamos a nuestro entorno”

Son reconocidos, tienen estrellas Michelin y soles Repsol, aparecen en las guías de los mejores restaurantes del país, pero además, sus negocios están en pequeñas localidades, en la España Vaciada, se nutren de los productos de su entorno, no tienen que hacer esfuerzo para ser kilómetro 0 porque lo han sido siempre. Son los cocineros rurales, que por primera vez se han reunido para compartir sus inquietudes, sus problemas pero también para alzar su voz, para hacerse oír.

Continuar leyendo

Despoblación y agua, parecidos razonables

Hace unos meses escribía un artículo que, sin duda, ha sido el que más éxito ha tenido de todos los que he redactado para este blog. Su título “Las Confederaciones Hidrográficas salvarán a la España vacía” es toda una declaración de intenciones en cuanto a la “unidad” necesaria para afrontar este asunto, que ha de ser uno en los que más se impliquen las políticas públicas que aplique el próximo Gobierno de España.

La necesidad de aplicar una visión de conjunto y partir de la base de que no existen soluciones únicas, ni cerradas, es esencial a la hora de abordar el tema. Las distintas reflexiones que me llevaron a escribir el artículo, proceden en su mayoría del TFM que realicé para el Máster Internacional en Empresa y Políticas Públicas, que tiene por título “Despoblación en España: Servicios, Infraestructuras, Política y Sociología”.

Desde entonces hasta ahora, se han sucedido un gran número de manifestaciones relacionadas con este tema, destacando sobremanera la acaecida en Madrid el 31 de marzo de 2019, que se dio en denominar la “Revuelta de la España Vaciada”. Ni la lluvia de aquel domingo de inicios de la primavera, impidió que un gran número de personas provenientes de todos los rincones del país, reivindicaran las mismas condiciones para vivir en su tierra (o la de sus padres o abuelos) que las existentes en todos los demás rincones de la nación.

Tras dos elecciones generales seguidas (¡otra vez!), Teruel Existe ha dado la sorpresa, no sólo por haber conseguido un escaño en el Congreso de los Diputados y dos en el Senado, sino por haber sido la opción política más votada en su circunscripción, añadiendo un nuevo e inédito color al mapa electoral de España.

El éxito de esta formación, hace que empiecen a escucharse rumores, ya sean ciertos o no, de que es posible que otras agrupaciones que representan a provincias despobladas como Soria ¡Ya! u otros de provincias como por ejemplo Cuenca o Zamora, se presenten a las próximas generales, sean cuando sean. En este barullo de movilizaciones, reivindicaciones y análisis de igualdades y desigualdades, hay quien empieza a preguntarse por el papel que han supuesto las CC.AA. en la despoblación de algunas de las provincias que integran.

Incluso está en cuestión la articulación de dichos territorios en su configuración actual. Valdría por ejemplo el caso de León, para la que se barajaron (y aún se siguen hablando de esto) distintas opciones para darle cabida en el Estado de las autonomías: una comunidad propia uniprovincial, una astur-leonesa, una uniéndose a Zamora y Salamanca o la que finalmente se decidió que es como está ahora.

Pero todo esto es “música” y con ello no quiero decir que lo que acabo de mencionar no tenga su relevancia, sino que, al final discutimos con que si “son algos o si son podencos” y nos olvidamos de lo importante, que es vertebrar el territorio y hacer que cualquier persona tenga, de forma efectiva, el acceso a los mismos servicios, se encuentre donde se encuentre.

En una época en la que todo está conectado y que los avances han hecho que disfrutemos en nuestro día a día de cosas increíbles, no tiene ningún sentido que por barreras administrativas, unos territorios se desarrollen más que otros. Y esto vale para despoblación y vale también para agua, con lo que conectaré más adelante.

A la hora de estudiar la despoblación en España, yo siempre lo hago desde la perspectiva del mapa que ha confeccionado la iniciativa Serranía Celtibérica y que sirve para ilustrar, en este caso a nivel Europa, el encabezamiento de este artículo. Lo que queda visto con éste, es que las zonas despobladas no entienden de límites provinciales ni autonómicos, y es de ahí su relación con las Confederaciones Hidrográficas. Igual que hay un asentado concepto de “Unidad de Cuenca” que todo el mundo reconoce y eso hace que todo lo que tenga que ver con un cauce principal esté centralizado en una única entidad, con rango de Organismo Autónomo, es perfectamente factible equipararlo con lo que sería la “Unidad de Zona Despoblada”, que iría ligado no a un cauce sino a una zona continua donde la densidad de población sea especialmente baja.

Desde esta equiparación y posible comparación entre la situación del agua en España y por dónde podrían ir los tiros de unas posibles soluciones –o inicio de las mismas para la despoblación-, caben al menos y sin ánimo de ser exhaustivo, las siguientes ideas:

  • Colaboración de las distintas administraciones. Fundamental. Ahora mismo hay distintos Comisionados frente al Reto Demográfico (o nombres similares) además del estatal, cada comunidad autónoma tiene el suyo, o una Dirección General o similar integrando en alguna consejería. Pero si no hay comunicación entre ellos, la cosa no funciona. Esto es equiparable a algunas situaciones que se dan respecto al agua cuando confederaciones, diputaciones, comunidades y Estado no logran entenderse.
  • En las zonas con bajas densidades de población, es necesario invertir; sin inversión no hay desarrollo. Pero para invertir, hay que saber cómo financiar. Buscar soluciones imaginativas de financiación, será clave para el éxito de este punto.
  • Avanzar hacia estrategias comarcales, supramunicipales, mancomunadas, etc. Difícilmente los municipios pequeños y con muy poca población conseguirán la fuerza necesaria para lograr sus objetivos, siendo el principal, mantenerse a flote y ser un lugar atractivo para vivir. Sólo así se conseguirán unidades de gestión de tamaño adecuado que haga viable técnica, económica y ambientalmente, en cada zona, el servicio de agua urbana. En definitiva, la búsqueda de economías de escala es necesaria.
  • Contar con la opinión de las personas expertas. Se necesita un gran abanico de profesionales para hacer un correcto análisis de la situación y de las posibles soluciones. Sin duda la ingeniería será clave para la cohesión territorial, las comunicaciones y el mantenimiento de los servicios, pero profesionales de todas las categorías y especialidades se necesitan para sacar adelante cualquier proyecto.
  • Aplicar I+D+i para que innovación y nuevas tecnologías lleguen a las áreas rurales de la misma manera que ya se hace en las grandes urbes.
  • Enfatizar el respeto por el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, en los nuevos modelos territoriales a desarrollar.
  • Dar cabida a iniciativas de todo tipo, contando con las empresas y los individuos, más allá de lo que pueda lanzar y aportar la propia Administración.
  • Políticas públicas que favorezcan todo lo anterior; en definitiva, voluntad política comprometida con las zonas más despobladas y sus servicios.

Comparando estas propuestas con algunas de las que se proponen para el sector del agua urbana, se ve que van en una línea muy similar.

La despoblación es un hecho que afecta a buena parte de Europa, como se puede ver en la imagen que ilustra la cabecera de este texto, pero es especialmente intensa en España. Tal es así que en la COP25 que se celebra en nuestro país bajo la presidencia de Chile en los días en que se publica este artículo, se ha hablado también de despoblación y desarrollo rural, ya que el campo es clave para el medio ambiente.

La forma en que están distribuidos los habitantes por regiones y éstos dentro de cada región, hace que los servicios básicos, desde el agua urbana a todos los demás, tengan más o menos dificultades a la hora de mantenerlos. Dentro del escenario de la COP25, recuerdo una charla de la Consejera de Infraestructuras y Movilidad de la Xunta de Galicia, que se centraba precisamente en el servicio de aguas, de la dificultad adicional que supone el hecho que Galicia tenga la mayoría de su población concentrada en la costa, pero que, como es lógico, haya que prestar el mismo servicio de calidad en las urbes que en las zonas rurales del interior de la comunidad gallega.

En definitiva, seguramente será porque en el día a día trabajo en temas de agua, lo que me ha llevado a establecer claros paralelismos -aquí he expuesto unas breves notas- entre la problemática que presenta la despoblación y la que presenta la falta de inversión en agua urbana (especialmente, fuera de las grandes ciudades). Para ambos problemas, que al final son uno sólo (la gestión de los servicios) es necesario adoptar medidas urgentes, antes de que sea demasiado tarde.

Artículo de José Antonio Rodríguez de la Cruz publicado en Iagua.es

La esperanza del clima es rural y violeta

En todo el mundo se está viviendo una revolución. Ningún país se salva. Se vive en las calles y también en los campos. Está en el aire. La revolución de la temperatura global tiene en jaque a todo el planeta, incluidos aquellos que niegan el cambio climático o se quieren aprovechar de él.

Continuar leyendo

El Altiplano de Granada se posiciona en contra de los pozos de emergencia de Alcóntar y la reactivación del trasvase Negratín-Almanzora

 

El pasado lunes se celebró una reunión convocada por el GDR Altiplano de Granada en Baza para dar una respuesta desde el territorio a los proyectos anunciados por parte de la Junta de Andalucía de construir unos pozos de emergencia en el municipio de Alcóntar, así como a la posibilidad anunciada de que se reactivase de manera provisional el trasvase Negratín-Almanzora, suspendido en este momento por el bajo nivel de agua embalsada.

En la reunión estuvieron presentes los ayuntamientos de Baza, Benamaurel, Caniles, Castril, Freila y Cúllar, la Mancomunidad de Baza, la Asociación AGAPRO, la asociación de empresarios de Huéscar, cooperativas agroalimentarias de Granada, la plataforma en defensa del río Castril, la Plataforma en defensa del agua del  Almanzora, la plataforma protección del Guadiana Menor.

En dicha reunión se puso de manifiesto una total unidad en las comarcas de Baza y Huéscar y una frontal oposición a que se construyan los pozos de emergencia en Alcóntar y a que se reactive el trasvase Negratín-Almanzora. Tanto ayuntamientos, mancomunidades y entidades privadas y asociativas del territorio muestran su unidad en la defensa de un uso sostenible del agua, y en la defensa de los intereses de estas comarcas ante la presión insaciable de un modelo productivo insostenible que demanda cada vez más agua, saltándose incluso la legalidad para conseguirla.

En este sentido, desde las comarcas de Baza y Huéscar no se entiende que haya problemas de abastecimiento en algunos municipios almerienses que se abastecen con el trasvase, ya que en lo que va de año se han trasvasado 6,5 hm3 desde el Negratín para uso como abastecimiento, una cantidad de agua que daría para suministrar a 70.000 habitantes durante todo un año.

En este sentido, desde el territorio se van a poner en marcha consultas a las distintas administraciones para aclarar el uso que se le está dando al agua que sale del Negratín a través del trasvase, porque es incomprensible que se hayan trasvasado 46 hm3 en total para regadío y abastecimiento durante 2019, y no se hayan hecho las previsiones necesarias para abastecer a los núcleos urbanos, priorizando a la agricultura antes que al abastecimiento humano.

Además, se pide tanto desde las comarcas de Baza y Huéscar como desde el Almanzora que se estudien, si fuera necesario, otras alternativas como la puesta en marcha de la desaladora conectada directamente con la localidad de Albox, o que se traten las aguas de los pozos existentes en las localidades que tienen problemas para que el agua sea apta para el consumo.

Todas las entidades mostraron su preocupación por el proyecto de los pozos de emergencia de Alcóntar, localidad almeriense situada justo en el límite de la provincia de Granada. La extracción de agua de estos pozos afectaría a los acuíferos de los municipios más cercanos, sobre todo Baza y Caniles, sin una justificación de declaración de sequía extrema que daría cobertura legal a esta actuación.

Los acuíferos de la zona están al límite de la sobreexplotación, y actuaciones como la de estos “macro-pozos”, con una capacidad de extracción de hasta 5 hm3, pondrían el peligro el frágil equilibrio en que se encuentras las aguas subterráneas de este territorio.

Igualmente se manifiesta un posicionamiento totalmente contrario a la reactivación del trasvase Negratín-Almanzora. Hay que recordar que la ley que regula el trasvase dice tajantemente que no se puede trasvasar agua cuando el nivel de agua embalsada del Negratín está por debajo de los 210 hm3 o el sistema de regulación general del Guadalquivir está por debajo del 30%. Actualmente, el pantano tiene embalsados 195 hm3 y el sistema de regulación general está en el 28,64 %, por lo que no se cumplen ninguna de las condiciones legales para reactivar el trasvase.

Además, no se entiende que en previsión de restricciones al uso del agua del Negratín para el próximo año, se intente esquilmar este recurso por una mala planificación o un mal uso del agua en los gestores del agua del trasvase.

Hay que recordar también que desde el 16 de agosto hasta el 1 de octubre se siguió trasvasando agua hacia Almanzora a pesar de que el agua embalsada en el Negratín bajó de los 210 hm3, gracias a la cesión de derechos de otras comunidades de regantes del bajo Gualdalquivir. Este punto está siendo estudiado para comprobar la legalidad de la cesión de derechos en este caso, que podría incumplir la Ley de Aguas.

En definitiva, las comarcas de Baza y Huéscar demandan transparencia absoluta en el agua que sale del territorio. Un territorio que ve cómo el agua se va hacia otras zonas, mientras todavía están pendientes de ejecutar los riegos prometidos hace tres décadas para miles de agricultores. Un territorio que quiere proteger, además, su entorno y los valores medioambientales de sus ríos y acuíferos para las generaciones futuras.

 

 

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras