Categoría: Mujeres

Comida a domicilio para los mayores de la Granada ‘vaciada’

En España hay 2 millones de personas mayores que viven solas según los datos del INE. Son muchas las personas que en estos días de confinamiento, en los que ellos son el colectivo más vulnerable, apenas cuentan con ayuda para hacer frente a algo tan imprescindible como comer cada día. Al margen de los servicios que prestan la ayuda a domicilio y los auxiliares de dependencia, los mayores del medio rural están en estas circunstancias doblemente solos: solos por el confinamiento y solos porque para ellos es más complicado que nunca tener los bienes necesarios, máxime en pequeños pueblos como Cacín, Fornes o Jayena.

Pero en Moraleda de Zafayona, el catering La Pera, regentado por Mª José Avilés, decidió no cerrar tras decretarse el estado de alarma y, pese a que su gran sustento son los servicios que ofrece a guarderías y colegios de diversos municipios del Poniente, hace reparto a domicilio para que esos muchos mayores que están solos no se queden sin su ración de comida casera diaria. «Creo que somos el catering más pequeño de España. Pero ahora no es momento de hacer números; lo que hace falta es que pase este temporal que tenemos encima», comenta Mª José, que, junto a su hija Marta y a Paqui, trabaja casi todos los días del año para garantizar el reparto a domicilio de decenas de personas de esta zona de la provincia de Granada.

Aún sabiendo que tendrán pérdidas, ha decidido usar su dinero para mantener seguros y papeles mientras pueda. Ofrece platos tradicionales a domicilio a sólo 3 euros. Pero ellas no reparten a 500 metros; estas vecinas de Santa Cruz del Comercio llevan su menú diario a puntos como Fornes, Jayena, Cacín, Zafarraya… a decenas de kilómetros y por carreteras que no son precisamente autovías.

Al cerrar los centros escolares, esta pequeña empresa familiar se había quedado con una docena de clientes. «Mayores que llevan con nosotros 5 años. Y cómo les decía que no, si me lo pedían con lágrimas en los ojos», cuenta Mª José, sensible y fuerte. En pocos días desde que comenzó el estado de alarma, se dieron cuenta de que había muchas más personas que se han quedado desatendidas. Cada día atienden a entre 30 y 50 personas que sufren esa doble soledad. «Personas como las de los centros de día cerrados; sobre todo muchos hombres viudos, gente que comía en los bares y ahora no encuentran forma de sobrevivir», indica esta empresaria, que ha llegado a ofrecer su comida gratis a personas en situación de desamparo. También colabora con la fundación Escuela de Solidaridad. Coge los restos perecederos que le dan algunas empresas de Mercagranada, carga el furgón y se lo lleva a la fundación.»Tengo un coche y un certificado para poder moverme; tengo oportunidad de ayudar», explica .

Migas con mensaje

Dice que mientras que no se «ponga mala» la comida no les va a faltar a estas personas, a las que incluso lleva muchos días un plato de sopa adicional para la noche, aunque no la tengan contratada. «Queremos que cenen bien; los cuidamos porque son importantísimos», comenta mientras le pone un alentador mensaje a las raciones de migas que hoy han preparado Marta, Paqui y ella. «No salgas de casa. Ya queda muy poco», les apuntan a sus comensales. También tienen mucha ayuda de los pequeños ayuntamientos de esta zona, que se hacen cargo de personas en riesgo de exclusión social. «A veces no tengo capacidad de reparto y nos han brindado la oportunidad de contar con repartidores de apoyo; yo les llevo las cajas con la comida y ellos distribuyen», cuenta. En el consistorio de Santa Cruz del Comercio ya lo hacen así, para no dejar desasistidos a estos mayores solos.

Reconoce su incertidumbre. «Hay días que me da mucho miedo; tengo familia y la expones. Pero cuando veo cómo me lo agradecen sé que tengo que hacerlo», comenta Mª José. El 2 de abril precisamente cumplirán 5 años como empresa y sigue insistiendo en que en estos momentos es mejor no echar cuentas. «A mi padre le encantaba comer, mi madre tiene un corazón muy grande y mi abuela era muy buena cocinera; por ellos nació La Pera», apostilla.

Fuente: Ideal de Granada. Noelia Jiménez García

Productores de espárrago verde temen que el calor aumente la producción sin haber demanda suficiente

Productores y cooperativistas de espárrago verde de la Vega de Granada temen que las altas temperaturas incrementen la producción de esta hortaliza y que el mercado, perjudicado por la alerta sanitaria, no pueda absorber dicha oferta.

Esta incertidumbre la comparte la cooperativa Cesurca de Huétor Tájar (Granada), una de las mayores productoras de espárrago verde de Granada, con una media anual de 5,5 millones de kilos que generan unas 15.000 peonadas por temporada, la mayoría mujeres.

El presidente de Cesurca, Antonio Zamora, ha afirmado a Efe que la producción de espárrago verde continúa a buen ritmo en la Vega de Granada a pesar de que el consumo de esta hortaliza ha bajado considerablemente a consecuencia de la alerta sanitaria provocada por el COVID-19.

Zamora ha explicado que los pedidos del mercado internacional han vuelto a entrar después de unos días de incertidumbre en los que algunas cooperativas de la provincia tuvieron que cerrar para regular su stock de espárragos.

No obstante, aunque la situación es complicada porque ha bajado el consumo, cooperativistas y productores confían salvar la campaña.

Una campaña que en la provincia de Granada se espera que sea inferior en cuanto a producción debido a la sequía de estos dos últimos años y a que se ha plantado menos espárragos por los bajos precios de esta hortaliza.

En Granada operan 13 cooperativas agrarias con más de 4.000 agricultores y 6.500 hectáreas.

La producción de estas empresas ronda las 35.000 toneladas, y desde que comenzara la recolección en febrero, las cooperativas han comercializado el 40% de su producción, manteniendo la continuidad en el suministro a través de supermercados y cadenas de distribución.

La calidad del producto es excelente, gracias a la experiencia del sector y unas condiciones climáticas favorables hasta la fecha.

Antonio Zamora ha lanzado un mensaje de tranquilidad tanto a agricultores como clientes: “Dentro de las dificultades que marca el estado de alarma, se está trabajando tanto en la recogida, manufacturación y envasado de espárrago”, sostiene.

Sólo en la cooperativa Cesurca de Huétor Tájar trabajan diariamente una media de 580 personas: “Hemos extremado las medidas de seguridad y protocolos de funcionamiento excepcionales que velan por la eficacia de la prevención frente al virus”, ha defendido.

Entre ellas, la distribución del personal en turnos diferenciados para que no coincidan, la redistribución de los trabajadores en las naves, la puesta en marcha de nuevas líneas de producción o que los propios trabajadores de la cooperativa recepcionen el producto y no los agricultores.

El buen tiempo ha hecho que la campaña se adelante en un mes con respecto al año anterior.

“Nos encontramos al 40% de la campaña total por lo que, si continuamos el ritmo, este año finalizaremos antes”, comenta.

Zamora insiste en que el sector necesita que se reactive el consumo y que la gente pueda consumir en libertad.

Dada la precariedad que atraviesa la agricultura, productores y cooperativistas exigen que las importaciones de terceros países cumplan los mismos requisitos que los productos nacionales.

“En caso contrario deberían pagar algún tipo de arancel que iguale los costes de producción de unos y otros”, concluye.

Fuente: EFE

El GDR Ribeira Sacra-Courel (Galicia) sigue trabajando por vía telemática y tramita unos cincuenta proyectos

El estado de alarma sanitaria no ha ha interrumpido la actividad del grupo de desarrollo local Ribeira Sacra-Courel, que en la actualidad está tramitando medio centenar de solicitudes de proyectos que aspiran a obtener subvenciones del plan Leader.

Continuar leyendo

El SAS elimina los consultorios rurales por falta de personal sanitario

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha aprobado la reorganización de la atención primaria en el Área de Gestión Sanitaria de Jerez, Costa Noroeste y Sierra en el marco de la pandemia por Covid-19 y siguiendo las indicaciones del protocolo de actuación marcado por el Ministerio de Sanidad.

Continuar leyendo

Reclusión en el mundo rural: Fademur propone siete ejercicios para que los y las mayores afronten la cuarentena saludablemente

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) insta a no relajar el trabajo por un envejecimiento activo durante la cuarentena que vive la población española estos días. “Ahora más que nunca vemos la importancia de que nuestros mayores gocen de todas sus aptitudes e independencia”, han dicho desde Fademur, que han presentado siete ejercicios concretos para ayudarles.

Continuar leyendo

Isabel Moreno Bermúdez, psicóloga en el medio rural: “Es necesario que se amplíen los recursos para promover la igualdad en las zonas rurales”

 

 

Isabel Moreno Bermúdez es psicóloga del Centro de la Mujer de la Mancomunidad de Sierra de las Nieves. Este servicio de atención psicológica se empezó a prestar en el Centro en diciembre de 2017.

Continuar leyendo

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras