Categoría: REDR

Este martes, la europarlamentaria y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura y Desarrollo rural en el Parlamento Europeo, Clara Eugenia Aguilera, ha visitado Cantabria para asistir a la jornada “La política de desarrollo rural en Europa”, donde ha apelado a la importancia de aunar todas las políticas y herramientas disponibles, como los fondos europeos FEADER o FEDER, y hacer frente al problema de la despoblación.

Continuar leyendo

 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación colabora con el concurso “Desafío Aporta: El valor del dato para el sector agroalimentario, forestal y el medio rural”, lanzada por la Entidad Pública Empresarial Red.es, un concurso con el que se premiarán ideas y prototipos basados en datos abiertos. El Ministerio ha detallado en un comunicado que uno de los requisitos es que las ideas y prototipos que se presenten utilicen al menos una fuente de datos abiertos generados por las Administraciones Públicas, ya sean nacionales o internacionales, y publicados bajo licencia abierta, que pueden combinarse con otras.

Continuar leyendo

  • Las cuatro principales fuerzas parlamentarias -PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos– participan el día 3 de abril a las 17:00H en un debate televisivo organizado por Next Educación y patrocinado por REDR.
  • Isaura Leal (PSOE), Ignacio Cosidó (PP), Pablo Echenique (Podemos) y Aurora Nacarino-Brabo (Ciudadanos) presentarán sus propuestas sobre despoblación y medio rural en el debate “Despoblación, Reto Demográfico y Medio Rural”, moderado por Manuel Campo Vidal.
  • El Debate será emitido, en directo o en diferido, por numerosas cadenas nacionales, autonómicas y locales de todo el país.

Las cuatro principales fuerzas parlamentarias –PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos– participarán, el próximo día 3 de abril,  en un Debate televisivo sobre “Despoblación, Reto Demográfico y Medio Rural”, que ha organizado Next Educación, bajo la dirección de su presidente, el periodista Manuel Campo Vidal.

La Red Española de Desarrollo Rural (REDR) es el principal patrocinador de un Debate histórico que, por primera vez, va a poner encima de la mesa las principales necesidades, dificultades y aspiraciones del Medio Rural en España. Un espacio afectado, desde hace años, por el grave fenómeno de la despoblación. Por este motivo, este debate también cuenta con el apoyo de las Diputaciones Provinciales de Cuenca, Teruel, Huesca, Soria y Ourense.

Por el PSOE participará Isaura Leal, como miembro de la Ejecutiva Federal; por el PP intervendrá Ignacio Cosidó, portavoz del Grupo Parlamentario Popular y senador por Palencia; por parte de Podemos ha confirmado su asistencia Pablo Echenique, en calidad de secretario de Organización y Programa; y como representante de Ciudadanos, intervendrá la diputada por Burgos, Aurora Nacarino-Brabo.

El Debate, con una duración de 90′, se emitirá -tras su distribución mediante una señal sin costes-, en cadenas nacionales, autonómicas y locales, entre otras, en Aragón TV, Telemadrid, Radio Televisión de Castilla y León, Castilla-La Mancha TV, Andalucía TV, RiojaTV y FORTA; así como en otras tantas cadenas locales, entre las que se encuentra el Grupo Cadena Media. La emisión deberá hacerse en la franja horaria acordada, sin interrupción y con el corte publicitario de 5 minutos establecido. Además, no se realizará sobreimpresión alguna, salvo el logo del emisor. Se autoriza el doblaje de audio a otros idiomas, respetando la literalidad en la traducción.

Fuente: REDR

Participar es muy sencillo: los beneficiarios de ayudas LEADER que quieran sumarse a la campaña deben subir una publicación a twitter con el hashtag #1000RostrosLEADER, con una foto de su equipo de trabajo/promotores y nombre de su empresa,  el municipio y provincia donde desarrollan su actividad. Además de retuitear esa publicación para todos nuestros seguidores, también volveremos a publicar esa información en nuestra cuenta, añadiendo el GAL/GDR que haya gestionado esas ayudas, y se incluirá en una publicación digital permanente.  

Continuar leyendo

Durante algo más de 40 años, he tenido la oportunidad de ser un actor / observador privilegiado de las políticas europeas de apoyo al desarrollo local y de presenciar su trayectoria, sus éxitos y las dificultades encontradas. En este artículo, por lo tanto, me gustaría ofrecer una visión general de los progresos realizados y los desafíos que enfrentamos hoy. También me gustaría resaltar una imagen de Europa que a menudo es mal entendida, más cercana que la que queremos transmitir a los ciudadanos, innovadores, aquellos que buscan inventar un futuro más sostenible, más inclusivo, más inteligente (ya que este término se está poniendo de moda) para los territorios. Sin ocultar en modo alguno de los peligros que amenazan a Europa y los desafíos a los que se enfrenta. De Ardèche a Bruselas, a través de los Pirineos, fue en 1976 en Le Cheylard, en Les Boutières, en Ardèche (sureste de Francia), que emprendí mi carrera profesional. Uno de los primeros “contratos nacionales” se acaba de firmar en Francia. Michel Poniatowski, entonces ministro del interior, fue el principal arquitecto detrás de esto. El objetivo era que el Estado experimentara con una nueva forma de trabajar con las autoridades locales mediante la promoción de acciones que oscilaran entre el desarrollo y la planificación y el desarrollo local.

Durante este mismo período, se lanzó en Ardèche una de las primeras intervenciones de Europa para apoyar iniciativas de desarrollo local. A iniciativa de algunos funcionarios públicos especialmente proactivos -Gaudenzi en Bruselas, funcionario civil de lo que entonces se llamaba DG V (Empleo), André Boutin, delegado de Rhône-Alpes para la formación profesional- y de Maurice Allefresde, profesor universitario carismático y talentoso de Lyon, se diseñó y lanzó el programa de capacitación de tres años para la población rural en Ardèche.

Mientras que en la mayoría de las áreas rurales la formación profesional era escasa, o las personas capacitadas para la obtención de diplomas a menudo abandonaban el área, la formación tenía como objetivo ayudar a las personas a consolidar sus trabajos, inventar nuevas actividades y, sobre todo, permanecer en las áreas rurales.

En 1978, tuve la suerte de unirme al equipo de CEFRA (Centros de Estudios y Formaciones Rurales, Universidades de Lyon 2) a cargo de una operación: la capacitación en los pueblos, lo más cerca posible de las actividades en el terreno, diseñado en colaboración con actores locales, particularmente asociaciones de desarrollo (por ejemplo, en el área de Largentière-Joyeuse-Valgorge), pero también con aquellos que buscan nuevos caminos de desarrollo (primera capacitación en agrobiología dirigida por Pierre Rahbi). Miles de personas estuvieron involucradas en esta operación durante los tres años de su doble experiencia, en la que surgirá la propuesta de un enfoque completamente nuevo para el desarrollo local en áreas rurales.

El cambio no se produjo sin resistencia y conflicto, ya que este nuevo enfoque supuso un desafío para los métodos de trabajo más tradicionales.

Sin embargo, los resultados se consideraron suficientemente convincentes para que la Comunidad Europea quisiera difundir este tipo de enfoque en unos 15 territorios en varios países europeos (en Francia, particularmente en los Pirineos, y en territorios con una fuerte presencia industrial en el Reino Unido e Italia). La Comisión Europea dirigió directamente esta red de territorios, con reuniones en Bruselas cada tres meses, al tiempo que involucró a un evaluador externo para analizar los enfoques implementados y los resultados.

En este contexto, a partir de 1988, a petición del Comisariado para la Gestión de los Pirineos, pude contribuir al lanzamiento y luego gestionar durante ocho años la Asociación de Desarrollo de los Pirineos para la Formación (ADEPFO), que estuvo a cargo de organizar cursos de capacitación lo más cercanos posible a actores locales, desde Aspres en los Pirineos Orientales hasta el País Vasco en los Pirineos Atlánticos, que acompañó los programas e iniciativas de desarrollo local.

A través de estos enfoques, la importancia de los enfoques integrados para el desarrollo, específicos para cada territorio, teniendo en cuenta todas las dimensiones y etapas del desarrollo, apoyándose en la iniciativa local, apostando por el ingenio de las poblaciones y movilizando todas las herramientas de financiamiento posibles ha emergido gradualmente. Hoy, 36 años después de su creación, es gratificante observar que ADEPFO continúa apoyando a quienes innovan e inventan el futuro de los valles pirenaicos.

Durante este período, España y Portugal se unieron a la Comunidad Europea. Esta ampliación representó un desafío formidable para las regiones del sur de Europa; la Comisión Europea quería ayudarles a hacer frente y surgió un ‘enfoque integrado’, que resultó a un nivel europeo en la creación de una Dirección General específica (DG XXIII, “Coordinación de políticas estructurales” – Sandro Gaudenzi ocupó un cargo importante en ese sentido) y en el deseo de un uso mejor coordinado de los diversos fondos: el Fondo Europeo de Desarrollo Económico Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo (FSE) y el Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola (FEOGA-Orientación), ahora Europeo Fondo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). Y, como la guinda del pastel, la DG XXII gestionó directamente un importante presupuesto adicional que permitió financiar actividades extremadamente innovadoras además de las financiadas por los Fondos Estructurales.

En la fase de preparación de estos programas integrados, los Pirineos franceses, con el apoyo de ADEPFO, actuaron como una especie de “laboratorio”: experimentos en la capacitación de agentes de desarrollo que más tarde conducirían a la creación de la Misión de Programas auxiliares Integrados Mediterráneos en Francia, Italia y Grecia; y la implementación de programas “pre-PIM” (preparatorios para los Programas Integrados del Mediterráneo) en dos valles pirenaicos, una especie de “mini” programa LEADER. Sin embargo, los programas mediterráneos integrados no se concibieron a nivel local, como podría haberse previsto en un momento dado, sino a nivel regional.

LEADER, el punto de referencia para la intervención europea en el desarrollo local.

Sin embargo, este interés en el enfoque territorial local no sería olvidado en Bruselas. Michel Laine, un hombre con una personalidad vanguardista y rigurosa, tomaría el relevo cuando llegó a la DG VI (ahora DG AGRI). Primero trabajó con John Morley en la DG V (Empleo) en Iniciativas de Empleo Local (LEI), el primer enfoque micro-territorial lanzado por la Comisión Europea y luego en conjunto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Luego trabajó estrechamente con Sandro Gaudenzi en la DG XXIII.

Es a partir de esta doble experiencia cuando surgirá la propuesta de un enfoque completamente nuevo para el desarrollo local en áreas rurales.

El 19 de marzo de 1991, una comunicación de la Comisión invitó a los Estados miembros a realizar propuestas en el marco de una iniciativa comunitaria titulada L.E.A.D.E.R. (Liaison entre Actions of Développement de l’Economie Rurale), el acrónimo francés de “Enlaces entre Acciones para el Desarrollo de la Economía Rural”.

Una vez más, tuve la suerte de ser reclutado a principios de 1992 por AEIDL, que acababa de obtener un encargo de la Comisión Europea para dirigir la red LEADER.

En poco tiempo, LEADER, un símbolo de innovación, se convertiría y seguirá siendo hoy en día la referencia para la intervención europea en el desarrollo local.

¿Qué hemos aprendido a lo largo de 27 años de LEADER?

La distancia recorrida es impresionante. Desde una ‘Iniciativa comunitaria’ que inicialmente involucraba un número relativamente limitado de áreas rurales, el enfoque LEADER se ha extendido para cubrir prácticamente todas las áreas rurales de la UE, casi todas las áreas costeras y un cierto número de áreas urbanas y distritos.

LEADER comprende:

• LEADER I (1992-1994): 217 ‘Grupos de acción local’ (GAL);

• LEADER II (1995-2000): 906 GAL;

• LEADER + (2000-2007): 893 GAL;

• Eje del FEADER LEADER y Fondo Europeo de Pesca (FEP) Eje 4 (2007-2014): 2.304 grupos LEADER y 312 «Grupos de acción local de pesca» (GALP);

• LEADER (FEADER) y programas similares en los demás Fondos – FSE, FEDER, Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) (2015-2020), del orden de 2.700 grupos locales, incluidos alrededor de 2.400 grupos de acción local, 368 GALP, alrededor de 40 bajo FSE o FEDER. Aproximadamente un centenar de estos grupos forman parte de un enfoque de multifondo (por ejemplo, los territorios costeros pueden gestionar un programa LEADER y un programa FEMP al mismo tiempo).

Ahora estamos en la quinta etapa de esta política para apoyar el desarrollo local. ¿Qué conclusiones podemos sacar de todo esto?

LEADER I es lo que hoy llamaríamos una “innovación de vanguardia” que se puede dividir en dos áreas: las políticas sectoriales de arriba hacia abajo ya no se consideran suficientes para abordar los problemas rurales. Es necesario promover políticas transversales que creen vínculos entre actores, sectores, territorios; los actores locales reunidos en una asociación local tienen la tarea de crear y llevar a cabo las políticas que consideren más relevantes para su territorio.

Este primer período se caracterizó por el lanzamiento de múltiples iniciativas en áreas rurales, una gran efervescencia, en torno a una red europea y un lugar de aprendizaje colectivo. En varios países, como dicen nuestros amigos españoles, esto fue una revolución. Fue la primera vez en España, como en muchos otros países, que los actores locales recibieron apoyo directo de Europa para implementar estrategias de desarrollo previamente definidas en una amplia consulta con las poblaciones locales.

LEADER abrió oportunidades inesperadas para la innovación y, sobre todo, dio importancia a las modalidades de participación de los actores locales, que a menudo se mencionan pero rara vez se implementan.

Debemos tener en cuenta que uno de los grandes partidarios de LEADER en el Parlamento Europeo es el miembro del Parlamento Eric Andrieu. Dirigió uno de los grupos LEADER más creativos a nivel europeo: el GAL de Pays Cathare (Occitania, Francia).

LEADER II ha llevado a una mejor calificación de los ingredientes para el éxito de LEADER. Destacó siete “especificidades”, las características distintivas de LEADER en comparación con otras políticas:

1. Enfoque territorial; 2. Enfoque de abajo hacia arriba; 3. Asociación público-privada (reunida dentro del GAL), con la particularidad de que ningún tipo de socio (público, privado, asociativo) puede ser mayoritario y que es el GAL el que decide la aprobación de los proyectos que se financiarán por LEADER; 4. Enfoque integrado, multisectorial; 5. Innovación; 6. Redes y cooperación entre territorios. 7. Gestión de la financiación local.

No insistiré en estas especificidades, que ahora son bien conocidas para la mayoría de las personas involucradas en LEADER, a excepción de una: en un momento dado, se eliminó una especificidad esencial, a saber, la relacionada con la gestión local de la financiación. Esta fue una innovación muy audaz: no solo los fondos se deciden a nivel local, sino que se administran a nivel local; no solo los fondos europeos, sino también las contrapartes nacionales (ya sean fondos de gobiernos nacionales o fondos de las autoridades locales). Estas contrapartes no fueron (y no deberían ser) asignadas al grupo de acción local en una base de proyecto por proyecto, sino en general, como cofinanciamiento para toda la estrategia. El objetivo era (es) completar la delegación de responsabilidad a los actores locales, dándoles mucha credibilidad para apoyar efectivamente los proyectos locales. Y es en esta área donde surgirían las dificultades más significativas, y aumentaría de un período a otro.

Durante estos dos períodos, gracias a la Unidad de Coordinación LEADER I y posteriormente al Observatorio Europeo LEADER, ha sido posible desarrollar un impresionante know-how para apoyar el desarrollo local. Este trabajo ha resultado en la producción de hojas de datos, guías, dossiers, revistas (producidas en siete o nueve idiomas) que han sido una referencia en desarrollo local durante varias décadas, no solo en Europa sino también mucho más allá, especialmente en América Latina y África del Norte.

Con LEADER +, aprendemos que las siete especificidades son, por supuesto, esenciales, pero no son suficientes. Debemos determinar a dónde vamos, cómo queremos que evolucione el territorio en los próximos 10 o 20 años. Debe haber una estrategia. Esta estrategia será efectiva si es consistente con los problemas identificados por todos los socios en el área local seleccionada para su implementación. Esta estrategia diferirá de un área a otra, y ciertamente se construirá en un punto fuerte del área, es decir, una experiencia particular, un elemento del patrimonio, una producción, un desafío compartido, lo que llamaremos un ‘tema unificador’. Por lo tanto, alentaremos a los grupos locales a organizar su estrategia en torno a este ‘tema unificador’.

En 2007 cambiamos el registro y cambiamos la escala. Pero volvamos unos años atrás. La primera Conferencia de Cork sobre desarrollo rural, organizada por la Comisión Europea en noviembre de 1996, presentó en una primera declaración la idea de una agricultura multifuncional que ofrece bienes públicos a la sociedad en su conjunto y no solo a la producción de alimentos. También introdujo la necesidad de apoyar, además de la agricultura, otras actividades en áreas rurales, como parte de un enfoque de desarrollo integrado. Además del “primer pilar” (apoyo a los mercados y los ingresos de los agricultores), se agregó un segundo pilar: el desarrollo rural.

En retrospectiva, la importancia de esta reunión hizo de la conferencia un momento histórico para la afirmación de la necesidad de una política europea de desarrollo rural no limitada a la agricultura.

El entonces Comisario de Agricultura, Franz Fischler, muy vinculado a la Iniciativa LEADER (“mi pequeño laboratorio”, solía llamarlo), quería generalizar este enfoque en una nueva política rural. Esto se debe a que lo hemos entendido como “vamos a LIDERAR la corriente principal”, introduciendo las lecciones de LEADER (transversalidad, asociación, enfoque territorial) en la nueva política rural: el segundo pilar de la Política Agrícola Común. En 2007, LEADER ya no es una “Iniciativa comunitaria”, pero está integrada en este segundo pilar. El “Eje LEADER” involucraría a más de 2.300 grupos locales y, por lo tanto, se convertiría en una fuerza potencialmente impresionante.

Sin embargo, esto no se ha logrado exactamente como se imaginó en Cork en 1996: no “LEADERamos la corriente principal”, sino que más bien “hicimos de LEADER la corriente principal”, es decir, LEADER se ha convertido en una línea financiera un poco como cualquier otra. De hecho, la implementación de LEADER se está volviendo cada vez más complicada, con importantes cargas administrativas y muchos retrasos en el procesamiento de las solicitudes, lo que sin duda ha desanimado a muchos posibles líderes de proyectos…

Además, la generalización del enfoque ha llevado a su trivialización en muchas áreas. En muchos Estados miembros, el objetivo es cubrir toda el área rural con los territorios LEADER, lo que a veces conduce a divisiones geográficas que no se corresponden con ninguna dinámica local.

¿Y cómo podemos pensar que existe la capacidad de tener estrategias reales a largo plazo en todas partes, que existe la voluntad de fomentar asociaciones abiertas para todos los stakeholders locales? Junto con estrategias bien pensadas y proyectos innovadores y movilizadores, ¿cuántas reparaciones banales del patrimonio hay? ¿Cuántos efectos inesperados para las autoridades locales u otras instituciones públicas que necesitan financiación para proyectos banales disfrazados de proyectos innovadores? ¿Cuántas asociaciones limitadas a los “sospechosos habituales” sin una movilización real de la población? En muchos casos, ¿no se convierte Europa simplemente en un financiador sustituto en un momento en que las finanzas públicas están bajo una gran presión?

Y, sin embargo, LEADER puede ser muy exitoso. En los territorios más dinámicos, los proyectos innovadores están tomando forma y están implicando trabajo duro. ¿Quién recuerda que los primeros “bistro de pays” fueron financiados por LEADER, cuya carta comenzó a definirse en el marco de los proyectos de cooperación LEADER? ¿Quién recuerda que los primeros ‘geoparques’ se crearon con el apoyo de LEADER, que su red se creó como parte de una cooperación transnacional LEADER por iniciativa de un GAL en Aragón (España) y que ahora cuenta con una red de 140 geoparques globales? Y LEADER ha desempeñado un papel fundamental en temas que ahora están en el centro de las políticas públicas: cadenas cortas de suministros, etiquetado, múltiples formas de turismo rural, agrupación de servicios, nuevas formas de transporte, etc.

El énfasis en los proyectos más interesantes crea una imagen muy positiva. LEADER se considera un éxito, y el método LEADER tiene un interés mucho más allá de las áreas rurales: se ha extendido a áreas dependientes de la pesca y mucho más allá de las fronteras de la Unión Europea. Se ha exportado a todos los países candidatos para la ampliación, Moldavia, un gran número de países latinoamericanos, África del Norte (Túnez, Marruecos) y África subsahariana (particularmente Senegal y Cabo Verde). En 2018, es China quien está mostrando un interés significativo en el enfoque.

A finales de 2013, en las disposiciones comunes relacionadas con los fondos europeos, nació el ‘Desarrollo Local Participativo’ (CLLD, por sus siglas en inglés), lo que abrió la posibilidad de extender el enfoque LEADER fuera de las áreas rurales y la posibilidad de movilizar varios fondos europeos en torno a las estrategias territoriales. El número de áreas involucradas es cercano a 3.000, si consideramos áreas rurales, costeras y urbanas; miles de actores locales ahora se movilizan en torno a estrategias que han sido objeto de un proceso de aprendizaje  significativo y reflexión colectiva. Hay un potencial para la creatividad y un dinamismo sin precedentes. Sin embargo, ¡las limitaciones descritas anteriormente están aún más presentes!

Y, por lo tanto, este potencial ahora está en gran parte sub-explotado debido a las demoras en la implementación y las interrupciones entre los distintos períodos de programación, lo que ha llevado a una rotación acelerada de los equipos de coordinación y gestión y una cierta desmovilización de los grupos de acción local. Además, las cargas administrativas son cada vez mayores.

Por supuesto, la situación es muy diferente entre un Estado miembro y otro. Suecia y Finlandia, por ejemplo, son países que están totalmente comprometidos con LEADER y el enfoque de multi-fondo, con grupos operativos desde principios de 2014.

A principios de diciembre de 2016, de los aproximadamente 3.000 grupos planificados y de los 1.800 seleccionados, se podría estimar que menos de 1.000 habían comenzado a participar en su programación. En mayo de 2018, cuatro años después del inicio de la nueva programación, todos los grupos habían sido seleccionados, pero en varios países, los retrasos adicionales habían sido causados ​​por la firma tardía de los acuerdos, el mal funcionamiento de los programas informáticos que hacía imposible el inicio de operaciones y dificultades en la cofinanciación, etc. En muchos casos, la cofinanciación general de la estrategia ha sido reemplazada por la cofinanciación proyecto por proyecto, lo que hace que el proceso sea muy incómodo e incierto para los líderes de proyectos y los grupos locales.

Sin embargo, se puede destacar el importante papel desempeñado por las asociaciones del grupo LEADER -redes nacionales en los Estados miembros y a nivel europeo, ELARD (Asociación Europea para el Desarrollo Rural)- llamando la atención sobre las disfunciones a nivel regional y nacional, así como a nivel europeo, y buscando formas de solucionarlas.

Nos hubiera gustado desechar el enfoque, no lo hubiéramos hecho de otra manera… y, sin embargo, obviamente, nadie parece haberlo desechado, y todos agradecen el interés de este enfoque y destacan su potencial para la innovación. ¡Mientras se lamentan de las disfunciones!

Ahora quedan tres años para finalizar la programación actual. Es de esperar que las autoridades de gestión y de pago se movilicen para hacer que LEADER y el enfoque multifondo tengan éxito, para facilitar una implementación operativa, completa y efectiva de todos los programas locales con un solo mensaje: ¡desbloquear el potencial creativo  de los Grupos de Acción Local!

Respecto a la postura de los grupos, es de esperar que, después de este complicado período de inicio, y a pesar de las persistentes cargas administrativas, puedan implementar su estrategia de desarrollo, apoyar una multitud de iniciativas locales y resaltar que LEADER, ¡es mucho más que una fuente de financiación, es un medio propuesto por la UE para contribuir a la invención de futuros posibles! En juego no solo está la credibilidad de LEADER, sino también la imagen de una Europa cercana a sus ciudadanos, cercana a sus territorios.

¿Qué depara el futuro para LEADER en una Europa llena de incertidumbre?

En mayo de 2018, la Comisión Europea presentó sus propuestas de un marco financiero plurianual para el período 2021-2027, así como las propuestas de reglamento para los fondos (proyecto de disposiciones comunes y proyecto de reglamento para la PAC, el FSE, el FEDER y el FEMP). Estas propuestas han iniciado un debate que debería resultar complejo y prolongado, ya que los Estados miembros comparten visiones diferentes: la voluntad de avanzar para algunos y la renuencia a pagar más por otros. La última palabra será trasladada al Parlamento Europeo y al Consejo, quienes decidirán conjuntamente sobre estos compromisos e instrumentos financieros que determinan el progreso de la Unión durante la próxima década.

El marco financiero plurianual toma nota tanto del Brexit como de sus consecuencias financieras, y hasta el momento el Reino Unido es un contribuyente “neto” al presupuesto de la Unión. En un mundo muy incierto, prevé la necesidad de tener en cuenta nuevas misiones: participación en una estrategia de defensa común, protección de fronteras y requisitos de seguridad; la acogida de migrantes; y el fortalecimiento de las acciones dirigidas a los jóvenes, especialmente un aumento muy significativo en el presupuesto ERASMUS. Estas nuevas tareas reducirán el peso financiero de las dos políticas principales de la Unión: la política agrícola común y la política de cohesión, con impactos muy significativos tanto para las zonas rurales como para la política regional.

Las disposiciones comunes incluyen la posibilidad de que todos los fondos apoyen el CLLD (DLP), con un mínimo del 5% del FEADER especificado para LEADER en la propuesta de Reglamento sobre la futura Política Agrícola Común.

La posibilidad de continuar con LEADER y enfoques similares en áreas costeras o en áreas urbanas es, por lo tanto, parte de las propuestas de la Comisión, pero con presupuestos más bajos que los niveles actuales.

La Comisión también propone un gran esfuerzo de simplificación, con un enfoque particular en los resultados. En los Estados miembros que así lo deseen, debería existir la posibilidad de que los grupos LEADER recuperen la responsabilidad total de la gestión de los programas asignados tanto por Europa como por los financiadores nacionales (autoridades estatales, regionales y locales).

Grandes retos para las zonas rurales

Como todos sabemos, los desafíos para los territorios son inmensos. Se destacaron en septiembre de 2016 en la conferencia ‘Cork 2.0’: cambio climático, desafíos demográficos, problemas de integración, en particular para los jóvenes y ahora refugiados, las revoluciones digitales, los vínculos que deben fortalecerse entre las áreas rurales y urbanas a través de nuevos modelos económicos como la economía circular…

La Red Europea de Desarrollo Rural (ENRD) ha llevado a cabo un trabajo de síntesis y recopilación de datos muy importante con las autoridades de gestión y los GAL para producir una multitud de propuestas para abordar las dificultades encontradas en la programación actual, pero también para simplificar considerablemente la implementación de LEADER después de 2020.

Por supuesto, solo podemos ser modestos ante todos estos desafíos. Pero es importante que LEADER redescubra y reafirme su dimensión de innovación y su objetivo de “crear el futuro” para los territorios: los iniciadores de LEADER deben ser voluntarios, para involucrar fuertemente a la población en la definición de estrategias proactivas. Citando a Franz Fischler, ex Comisario Europeo de Agricultura, que asistió a la conferencia Cork 2.0 y que realmente destaca el tema: “Nuestro enfoque de abajo hacia arriba no solo es importante para animar a la población rural y permitirles pensar en su propio futuro. Es también un medio para implementar los valores de la democracia“. Los iniciadores de LEADER deben estar preparados para abrir la asociación local a la diversidad de las fuerzas motrices del territorio, a fin de que los grupos de acción local hagan accesibles lugares para el debate, el monitoreo y las estrategias enriquecedoras. Deben estar abiertos a iniciativas ciudadanas y proyectos ambiciosos con una dimensión colectiva que fortalezcan los vínculos, las relaciones y tengan un efecto multiplicador. Deben estar listos para participar en las muy necesarias transiciones ecológicas, energéticas y sociales. Por último, deben estar abiertos a compartir experiencias y conocimientos, así como para la cooperación interterritorial, tanto a nivel local como europeo, e incluso fuera de Europa, con el fin de construir innovaciones juntos, para buscar masas críticas o complementariedades.

Europa está en gran peligro

Todos somos conscientes de que “nuestra” Europa está hoy en gran peligro. Nuestras democracias están en gran peligro. Envenenada por el pensamiento hacia uno mismo y el individualismo, el miedo a los demás, el auge del populismo, el sentimiento de abandono… Las diversas crisis que Europa ha experimentado y está experimentando (banca, monetaria, austeridad, flujos migratorios, etc.) han llevado a un aumento espectacular del euroescepticismo, del cual el Brexit es solo un ejemplo. El aumento en las divisiones sociales y territoriales, percibido desde la crisis de 2008, debilita la esperanza de una mejor cohesión económica, social y territorial, un objetivo que ha sido parte de la misión de la Unión Europea desde el Acta Única (1992) y el Tratado de Ámsterdam (1997). La gente se siente excluida.

El manejo catastrófico de la crisis de refugiados ha dejado la carga de la recepción en los países receptores, con las consecuencias políticas que estamos viendo en Italia y el riesgo de consecuencias similares en Grecia en las próximas elecciones.

La globalización mal controlada, la distribución de la riqueza cada vez más inequitativa, un sistema financiero que conduce a todo tipo de abusos, la especulación inmobiliaria que ha creado situaciones de crisis excepcionales y la mala gestión del problema de inmigración descrito anteriormente han llevado a una situación sin precedentes desde la década de 1930.

Esta situación se ha visto reforzada por la fragilidad del proyecto europeo, la dificultad inherente a elegir entre profundizarlo y ampliarlo, entre el mercado único y las verdaderas políticas comunes, pero también la dificultad que enfrentan los Estados miembros para tomar las decisiones que toman colectivamente dentro de la Unión Europea, y en resaltar el valor añadido europeo.

“Reinventando Europa a través de la iniciativa local”

Sin embargo, en el terreno, ante la crisis, el agotamiento de los modelos y el desencanto con los cambios que no ocurren, las iniciativas están surgiendo y traen esperanza. En el campo de ‘vivir juntos’, múltiples iniciativas culturales crean vínculos y puentes entre los diversos habitantes que viven en el territorio. En muchos territorios, los refugiados son bienvenidos, cuidados y acompañados por redes de habitantes. A través de las redes sociales, se crean nuevos tipos de intercambios, se expresa la solidaridad, se organizan movilizaciones y se desarrollan nuevos espacios democráticos.

A nivel económico, se están desarrollando circuitos cortos para conectar a los agricultores, pescadores y sus clientes locales. Los sistemas de comercio local, el trueque, las monedas locales y los bancos de tiempo se están desarrollando. Se están creando redes de empresarios para fomentar las interrelaciones, promover los intercambios locales y construir masas críticas para enfrentar nuevos mercados. Están surgiendo y desarrollándose nuevas formas de emprendimiento: empresas sociales dirigidas por ciudadanos, cooperativas y empresas en red. Los ciudadanos se están movilizando para apoyar estas iniciativas: por ejemplo, financieramente, desde procesos y mecanismos económicos alternativos, hasta business angels y múltiples formas de financiamiento participativo.

Enfrentados a los desafíos ambientales y climáticos, los municipios, las asociaciones y redes locales (‘slow cities, ‘cool cities’, etc.) se comprometen a promover “ciudades o comunidades en transición”: con planes climáticos locales, planes de acción en materia de energía, economía ecológica, eco-aldeas, eco-barrios y reubicación de actividades económicas.

Estas iniciativas traen esperanza a Europa. Merecen ser alentadas y pueden ser el catalizador para la renovación europea.

Las comunidades locales pueden y deben aprovechar las oportunidades que ofrece un LEADER renovado, pero también las principales políticas sobre el cambio climático, la recepción de refugiados, la reducción necesaria de las divisiones sociales y territoriales, que no pueden tener éxito sin la participación de los ciudadanos. Un “Erasmus de desarrollo local” podría permitir a los jóvenes involucrarse e intercambiar ideas en toda Europa para inventar nuevos caminos.

Un vasto proyecto que requiere la participación de todos

Mi carrera me ha permitido, durante los últimos 40 años, descubrir una Europa cálida, generosa, imaginativa, comprensiva e innovadora que los ciudadanos han descubierto y amado: ¡mucho orgullo hacia multitudes de actores locales, líderes de proyectos, del beneficio del apoyo de la UE, de ser capaz de compartir sus prácticas y experiencias con otros europeos, sentirse parte de la construcción de un espacio en el mundo que es único debido a su extrema diversidad y la riqueza de sus culturas!

¡El proyecto europeo no podrá recuperar una nueva vida y no se reinventará sin la participación de los ciudadanos, sin la participación de las comunidades locales! Un vasto proyecto que requerirá varios años y que las nuevas generaciones deberán llevar a cabo para reconstruir el proyecto europeo en torno a los valores de apertura, inclusión, solidaridad y ecología.

**Artículo escrito por Yves Champetier

– “Animador regional” en Les Boutières, en el Ardèche (1976-1978)

– Jefe de proyecto, en Ardèche en CEFRA. Universidad de Lyon II (1978-1991)

– Director de ADEPFO (1981-1989), Toulouse

– Director pedagógico del Instituto de Formación Mediterránea, Montpellier (1989-1991)

– Director de la Unidad de Coordinación LEADER I y del Observatorio Europeo LEADER II en Bruselas (1992-2000)

– Director de Desarrollo de Negocios en la Cámara de Comercio e Industria de Montpellier (2000-2013)

Al mismo tiempo, contribuye a la extensión de los enfoques LEADER en áreas dependientes de la pesca, así como a enfoques similares en América Latina y Túnez.

Ahora retirado, participa en varias organizaciones de economía social y solidaria en Montpellier. También es director o experto en varias instituciones europeas: la Asociación Europea para la Información sobre Desarrollo Local (AEIDL), la Red Europea para el Desarrollo Rural (ENRD), la Red Europea de Áreas de Pesca (FARNET).

Este artículo apareció por primera vez en el libro “Vous avez dit développement local?” (¿Dijo desarrollo local?) Publicado por UNADEL (Union Nationale des Acteurs and Structures of Développement Local), París, noviembre de 2018. Se ha actualizado ligeramente para esta publicación. http://unadel.org/vous-avez-dit-developpement-local-le-livre-de-lunadel/

La Red Española de Desarrollo Rural (REDR), la Red Castellano-Manchega de Desarrollo Rural (Recamder), la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG), así como los sindicatos CCOO y UGT se han adherido hoy al ‘Manifiesto de Sigüenza’, un decálogo de medidas contra la despoblación presentado por los cinco Grupos de Acción Local (GAL) de Guadalajara el pasado mes de diciembre en el I Foro de Desarrollo Rural ‘Pueblos con futuro’ celebrado en Sigüenza.

Continuar leyendo

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Junta de Andalucía

Entidades colaboradoras

Red Española de Desarrollo Rural
ecovalia
eticom