Trece oportunidades para dejarlo todo e irse al pueblo a vivir (con o sin dinero)

Comparte esta noticia

Un bar cedido por un ayuntamiento, una empresa de torreznos que abre, ayudas económicas a emprendedores rurales o una aldea que cuesta menos que un apartamento en Madrid son solo algunas de las propuestas

Emprender en un pueblo no es fácil. Mientras la España vaciada se manifiesta para reclamar más oportunidades, algunos de los que se marchan a vivir a zonas rurales, vuelven al poco tiempo a la ciudad, frustrados por no haber podido desarrollar su idea en el campo. Durante la campaña electoral, los políticos se han acordado de los pequeños municipios y han ofrecido algunas medidas para frenar la despoblación pero los expertos las consideran insuficientes y proponen más facilidades.

Las consecuencias de la despoblación en los pueblos pequeños son diferentes a las de los medianos y grandes pero están íntimamente ligadas. En un pueblo pequeño donde, por ejemplo, el número de niños puede hacer peligrar la apertura del colegio, una oferta de trabajo y casa sí puede hacer que tres familias decidan irse allí a vivir y esa escuela se salve.

En un pueblo mediano o grande, la pérdida de habitantes repercute irremediablemente en los otros más pequeños que tenga cerca. Los municipios medianos abastecen de servicios a las aldeas de alrededor y, a medida que pierden vecinos, van abandonando infraestructuras que cubren toda la zona. Municipios como Oliete (Teruel), Brihuega (Guadalajara), Ágreda (Soria), Daroca (Zaragoza) o Lucena del Cid (Castellón) -de los que hablamos en este artículo- han perdido el 10% de su población en los últimos 10 años. “Los ayuntamientos -sobre todo, los de pueblos medianos y grandes- prefieren no ofrecer medidas concretas como ofertar trabajos o casas gratis sino que centran sus esfuerzos en mantener los servicios e infraestructuras y, así, atraer empresas, que al final son las que realmente pueden ayudar a fijar población”, explica Carlos López Brioso, fundador de Yorepueblo, una página web que se acaba de poner en marcha y que tiene como objetivo hacer de enlace entre la persona que decide irse a vivir a un pueblo y la localidad.

“Dar dinero de forma directa a nuevos habitantes es algo que se ha intentado hacer en ocasiones pero no ha servido para mantener a los pobladores nuevos, que se acaban marchando cuando vence la ayuda”, sostienen desde Yorepueblo. Lo habitual es que los ayuntamientos gestionen las bolsas de trabajo y de viviendas y asesoren a las personas que se quieren ir a vivir a los pueblos, como estos:

  • Daroca (Zaragoza) – 2.087 habitantes

Daroca tiene un agente de Empleo y Desarrollo local que gestiona una base de CV y envía las ofertas que le llegan, además de realizar orientación profesional y promover cursos de formación. En el pueblo tienen su sede dos grandes grupos a nivel nacional como son Pastas Romero (que acaba de ampliar y necesita trabajadores) y Harinas Lozano. Además, hay granjas de gallinas ponedoras que están en expansión y, por otro lado, continuamente se crean puestos de trabajo relacionados con el sector forestal y la extinción de incendios o la atención de personas en situación de dependencia, ya que hay varias residencias de ancianos. “Recientemente hemos tenido una oferta de encargado de tienda, que sigue sin cubrir, y siempre hay necesidad relacionada con la hostelería (cocina, camarero y limpieza)”, señalan desde el ayuntamiento, que también insiste en que les vendría muy bien que llegase gente experta en oficios que están desapareciendo como florista o cristalero o en temas relacionados con el turismo.

El Gobierno de Aragón y la Diputación Provincial dispone de ayudas para el autoempleo y el empleo femenino. En el polígono industrial del pueblo hay un vivero de empresas y se ofrecen ayudas para la adquisición de suelo en esa zona.

El grupo de acción local ADRI Jiloca Gallocanta también ofrece ayudas a emprendedores, de mayor o menor cuantía en función del tipo de proyecto presentado. La convocatoria se abre de febrero a octubre.

  • Oliete (Teruel) – 365 habitantes

En Oliete ahora mismo hay dos vacantes de empleo en el proyecto Apadrina un Olivo. Para los emprendedores, el pueblo ofrece “ayuda a la instalación y un servicio de acompañamiento durante los primeros meses del negocio” y el ayuntamiento cuenta con un listado con unas 50 viviendas disponibles en la localidad.

  • Rubite (Granada) – 377 habitantes

En este pequeño pueblo de la Alpujarra granadina, el ayuntamiento posee un bar-restaurante y ofrece la posibilidad de explotarlo en condiciones muy ventajosas a negociar. Además, en la zona se puede emprender en temas relacionados con agricultura y ganadería, turismo rural, hostelería y deportes de aventura ocio y tiempo libre. La playa está a una media hora del pueblo.

  • Ágreda (Soria) – 3.008 habitantes

Ágreda es el principal polo de desarrollo industrial de Soria, con numerosas industrias que dan trabajo a cientos de trabajadores residentes en el pueblo y en los alrededores. Empresas como Gamesa (dedicada a la energía eólica) y Mubea(fábrica de piezas de vehículos) tienen su sede allí y próximamente está prevista la apertura de tres empresas medianas que darán empleo a unas 50 personas: una de producción de grasa alimentaria, otra de torreznos de Soria y una tercera relacionada con el sector del metal.

El Ayuntamiento de Ágreda cuenta con una subvención de 1.000 euros para nuevos empresarios y a través del Grupo de Acción Local se puede solicitar información y ayudas. La Diputación de Soria también tiene líneas de subvenciones para emprendedores y nuevos trabajadores, y se apoya especialmente el comercio rural.

  • Cantalejo (Segovia) – 3.628 habitantes

Cantalejo es un ejemplo de pueblo que ha sabido aprovechar los recursos naturales y desarrollar una amplia oferta turística. A un paso de las Hoces del Duratón, la localidad cuenta con alojamientos de todo tipo: desde un hotel a un camping pasando por varios hostales. También tiene una oferta amplia de turismo activo, con deportes de aventura y naturaleza.

La diputación de Segovia asesora a emprendedores de la provincia y ofrece ayudas económicas de hasta 4.000 euros por proyecto. Se traza un itinerario de acompañamiento y consolidación de la empresa y, para poder recibir el dinero, es necesario el cumplir con las pautas establecidas y finalizar el plan.

  • Lucena del Cid (Castellón) – 1.372 habitantes

En este pueblo montañoso de Castellón existe una bolsa de empleo donde se recogen los CV de los vecinos que buscan trabajo, por un lado, y los puestos que ofertan las empresas de la zona, por otro. La industria de la cerámica es una de las más fuertes de la comarca y la tasa de paro está alrededor del 10%, por debajo de la media nacional.

En Lucena del Cid, como en otros municipios estratégicos del interior de la provincia de Castellón, hay un centro CEDES, un centro de Dinamización Económica y Social. Allí se puede solicitar información acerca de los distintos programas de ayudas para el emprendedor, tanto a nivel de diputación provincial como de la Conselleria de Empleo.

Una aldea, un palacio, una iglesia o una bodega: opciones para quien tenga ahorros

Todos los expertos que trabajan para impulsar las zonas rurales insisten en que, quien tome la decisión de emprender en el pueblo, debe hacerlo con un modelo de negocio claro y útil, que cubra una necesidad en la zona. En muchos casos, lo más fácil es hacerse cargo de una empresa que ya funciona. La inmobiliaria Aldeas Abandonadas es especialista en este tipo de oportunidades. Conjuntos de casas (a veces todas las de un pueblo), bodegas, molinos, palacios, castillos… ofrecen edificaciones de todo tipo por todo el país y previamente llegan a acuerdos con los ayuntamientos para que, en caso de que llegue un comprador, se le puedan ofrecer unos servicios mínimos y, por otro lado, también tienen exigencias para el nuevo habitante: “Queremos que cuando alguien compre una aldea, por ejemplo, esa aldea vuelva a tener vida, se reactive la zona”, explica Elvira Fafian, gerente de la inmobiliaria. La idea es que todos ganen. De todas las ofertas que tienen en la web, hemos seleccionado unas cuantas:

  • Lugo – Aldea con seis casas, dos hórreos, un pajar y una bodega – 84.775 euros

En la provincia de Lugo, en una zona reserva de la Biosfera y a pocos kilómetros de la playa, está esta aldea a la venta. Concretamente, se venden seis casas, dos hórreos, un pajar y una bodega. En total, unos 600 m2 con acceso asfaltado y buena cobertura móvil. El pueblo más grande, con todo tipo de servicios, está a escasos 15 kilómetros.

  • Burgos – Iglesia románica del siglo XII con casa de 46.900m2 – 209.000 euros

Está a la venta una superficie de 46.900 m2 que se divide en tres partes: una casa de piedra y una iglesia románica del siglo XII, una antigua granja y, por último, 38.630 m2 de tierras de labor. En un lateral de la casa hay una zona pavimentada con pérgola, piscina y merendero con chimenea. Recientemente se ha retejado la casa y la iglesia pero el interior de la vivienda necesita una reforma. Está a unos 20 minutos de Burgos en coche.

  • Almería – Aldea en venta con tres casas, cortijos y fincas – 190.000 euros

A 150 km de Granada y a 78 km de Almería está esta aldea deshabitada que consta de tres casas: una pequeña completamente renovada, otra adosada más antigua -con patio trasero, cuartos para los animales y 15.000 m2 plantados con almendras- y otra vivienda a medio construir con piscina.

  • Cáceres – Seis casas totalmente equipadas – 114.000 m2 – 490.000 euros

En Extremadura, a una hora de Cáceres y de Badajoz, en una zona bien comunicada en plena Reserva de la Biosfera están estas seis casas, en buen estado y totalmente equipadas, hasta con teléfono y ADSL: una casa con capacidad para 7/9 personas, otra para 4/5, dos casitas para 2/3, un estudio para 2 personas y un estudio también para dos. Además, hay una piscina y un aparcamiento.

  • Os Teixois (Tataramundi) – Complejo rural de cinco casas de 125.000m2 – 799.255 euros

Para quien tenga ahorrado más dinero todavía, aquí tiene la oportunidad de desarrollar un negocio que ya está montado porque las cinco casas que se venden están ya acondicionadas como alojamiento vacacional rural, con toda la documentación actualizada de permisos y licencias de turismo. Además, los propietarios pueden demostrar que durante años han tenido una nutrida cartera de clientes. Sin ir más lejos, en 2018 llenaron más de 200 días.

Las casas -restauradas siguiendo la arquitectura tradicional de la zona- están ubicadas en una de las zonas turísticas más importantes del occidente de Asturias y la propiedad en su conjunto forma parte de una Reserva de la Biosfera, lo que abre la puerta a subvenciones.

  • Zamora – Bodega y viñedos de unas 20 hectáreas de D.O. Toro – 695.000 euros

Para quien quiere introducirse en el mundo del vino, existen multitud de viñedos y bodegas en venta en la inmobiliaria. Una de ellas es esta finca de unas 20 hectáreas en la provincia de Zamora que además de tener viñedos, cuenta con frutales y olivos.

  • Barcelona – Palacete del siglo XV de 4.500 m2- 1.399.000 euros

Esta casa señorial solo está al alcance de unos pocos pero sirve como ejemplo de inmueble especial que está en venta y, además de servir como residencia particular, también puede alquilarse para todo tipo de celebraciones. Está a tan solo 29 km de Barcelona y tiene tres hectáreas de finca, con unos jardines muy bonitos y cuidados. Solo el palacio son 2.500 m2 y el comedor para eventos, 1.100 m2. Además, tiene un museo, una bodega y caballerizas.

Fuente: EL PAIS

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Junta de Andalucía

Entidades colaboradoras

Red Española de Desarrollo Rural
ecovalia
eticom