María José Rodríguez, gerenta de Alfanevada: “Los GDR servimos de enlace entre el mundo rural y las oportunidades de inversión que se generan”

Comparte esta noticia

Destaca en Smart Agrifood Summit el papel de los Grupos de Desarrollo Rural como herramientas eficaces en las comarcas rurales porque conocen las necesidades de la población, son entidades de referencia al aglutinar al tejido socioeconómico y desarrollan metodologías innovadoras con un enfoque ascendente. “Con unos recursos limitados, los resultados sobre el terreno son muy positivos”.

 

El GDR Arco Noroeste de la Vega de Granada ha participado en la mesa redonda sobre Desarrollo Rural dentro del evento Smart Agrifood Summit que se celebraba recientemente en Málaga.

La falta de unas adecuadas telecomunicaciones rápidas y de calidad, la complicada movilidad entre los pueblos de un mismo territorio y la burocracia que se encuentran las personas que quieran emprender lastran el desarrollo de los territorios rurales. Problemas que escapan de las competencias de los GDR si bien son herramientas muy eficaces en sus comarcas; conocen a la población y sus necesidades, son entidades de referencia al aglutinar a todos los agentes de cada territorio, trabajan en red, con un enfoque ascendente y desarrollan metodologías innovadoras desde el punto de vista social.

Éstas son algunas de las pinceladas de la intervención de la gerente del GDR Alfanevada, María José Rodríguez quien habló durante su intervención de los retos o las amenazas de los territorios rurales; en primer lugar, se refirió a la inexistencia en muchos territorios de unas infraestructuras en telecomunicaciones rápidas y de calidad, el propio sistema de movilidad radial que hay en la mayoría de los pueblos no satisface las necesidades de la población e impide disponer de servicios de pueblos cercanos sin pasar por la capital, y, por último, la gran burocracia con la que se encuentran las personas emprendedoras para la puesta en marcha de un proyecto empresarial.

Las inexistencias de unas adecuadas infraestructuras en telecomunicaciones frenan el desarrollo de proyectos, y el asentamiento de la población, tanto la local como posibles nuevos residentes, que ven en los pueblos una alternativa a la falta de calidad de vida que actualmente ya existe en las grandes ciudades.

Estos problemas se escapan de las competencias de los GDR, y aunque, están reflejados en todos los documentos estratégicos y de diagnóstico, no es posible actuar excepto en contadas ocasiones con pequeñas infraestructuras, o equipamientos a muy pequeña escala. Es por ello que las diferentes administraciones tienen que seguir invirtiendo para reducir esta desigualdad. Una estrategia de desarrollo para evitar el despoblamiento tiene que tener entre sus objetivos principales presentar a los pueblos como lugares amigables, y que ofrecen unos servicios por lo menos parecidos a los que existen en entornos urbanos.

En cuanto a la burocracia que conlleva cualquier iniciativa empresarial, Rodríguez ha explicado que el encorsetamiento existente y la excesiva burocracia, impiden atender de manera ágil ideas empresariales innovadoras. Se hace necesario un esfuerzo de simplificación profundo por parte de todas las administraciones (autonómica, nacional, europea), ya que las personas emprendedoras del medio rural necesitan inmediatez, respuestas concretas y rápidas, y en muchas ocasiones, los proyectos “emigran” hacia lugares urbanos que ya disponen de infraestructuras y equipamientos suficientes debido a los largos procedimientos existentes.

Ante todos estos retos, los GDR tienen un rol primordial en sus ámbitos de actuación al convertirse en herramientas eficaces; conocen los pueblos, sus gentes, necesidades, el tejido empresarial, donde está la excelencia y el conocimiento. “Somos, en definitiva, cercanos” resume Rodríguez. Al mismo tiempo, los Grupos son el referente entre la población, los ayuntamientos, y demás organismos, y en muchas comarcas la única entidad que aglutina al empresariado.

Y, por último, los GDR trabajan en red con las diferentes administraciones, instituciones y sectores empresariales. A lo largo de los más de 25 años de vida de los GDR, han desarrollado multitud de experiencias, conociendo y testando si una determinada metodología de trabajo es o no exitosa, por ejemplo. Todo ello bajo el enfoque participativo y ascendente que posibilita que, con recursos limitados, los resultados sobre el terreno sean muy positivos, usando metodologías innovadoras, que no tienen por qué ser tecnológicas, pero sí sociales. “En definitiva, podemos servir de enlace entre el mundo rural, la población de los pueblos y las oportunidades de inversión que se generen, ya sea a través de capital privado o público”, afirma.

Por último, la gerente de Alfanevada destacó el exitoso proyecto del Centro de Investigación y Formación en Panadería La Zarina, en Alfacar. Se trata de una iniciativa privada apoyada financieramente a través del GDR. En este municipio la industria panadera tradicionalmente ha tenido mucho peso, y ante la necesidad de contar con personas formadas para trabajar en panaderías e industrias similares como pastelería, repostería y la falta de oferta de calidad en nuestra comunidad autónoma, un panadero ha puesto en marcha este Centro que tiene como objetivo formar a personas que quieran incorporarse a este sector, y también a profesionales que quieran aprender nuevos métodos, enfoques, materias primas. Principalmente está investigando en productos para personas con todo tipo de intolerancias, alergias, y poder ofertar productos naturales, de calidad. Además, ofrece formación en diferentes ámbitos (fabricación de pan, repostería, heladería, chocolate, nuevas técnicas de fabricación de productos, etc.)

Fuente: GDR Alfanevada/ARA

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
SR-0034-ES
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras