Joaquín Requena, presidente del GDR Condado de Jaén: “Los Grupos LEADER somos una herramienta eficaz para canalizar las necesidades de la población rural”

Comparte esta noticia

El GDR Condado de Jaén lleva años trabajando en el desarrollo socioeconómico y cultural de esta comarca jiennense a partir de la valorización de su patrimonio arquitectónico, natural, cultural, bienes y servicios.

Y lo hace a través de la Marca de Calidad Territorial “Comarca El Condado-Jaén”, un distintivo que sirve de paraguas a los 10 municipios de este territorio que comparten unos valores de responsabilidad social.

El presidente del GDR Condado de Jaén, Joaquín Requena, destaca en esta entrevista a ARA, que LEADER es un elemento clave en el desarrollo del territorio: “Ha supuesto una nueva forma de trabajar de forma transversal en la comarca convirtiéndose ésta en un importante espacio de intercambio de experiencias locales y empresariales”.

La actual carga burocrática dificulta la labor dinamizadora y formadora del Grupo de Desarrollo Rural de ahí que Joaquín Requena reclame recuperar los principios de “LEADER”, es decir, autonomía del Grupo en la toma de decisiones, simplificación del procedimiento administrativo y más capacidad financiera.

 

¿Qué beneficios ha aportado LEADER a su territorio?

Hablar de LEADER y Grupos de Desarrollo Rural es lo mismo. LEADER ha supuesto la creación de la comarca y su identidad como hoy la conocemos, generando ese espacio de proyecto de desarrollo en común. El GDR es el nexo, el puente entre todos los ayuntamientos y municipios de la comarca, donde compartimos problemas y buscamos las soluciones en un trabajo conjunto, consensuado, más allá de las subvenciones coyunturales de cada marco europeo.

Por otro lado, LEADER ha generado una nueva forma de trabajar, transversal en lo territorial y en lo sectorial, siendo también un importante espacio de intercambio y transferencia de experiencias locales y empresariales. A partir de la identidad compartida, la comarca entera, lo privado y lo público, ha ido con una marca de calidad territorial a los mercados, como paraguas que nos agrupa y nos identifica con una tierra y unos valores de responsabilidad social, creándose redes patrimoniales, culturales, deportivas y empresariales para el mejor desarrollo y calidad de vida de sus habitantes.

¿Qué proyectos destacaría del actual programa 2014-2020?

Los proyectos locales de inversión en la mejora de equipamientos y servicios deportivos y culturales de los municipios, así como el funcionamiento de la red de actividades deportivas y culturales, singularmente la innovadora red de clubes de lectura y cafés literarios puesta en marcha y los proyectos de recuperación de patrimonio.

Destacar el apoyo del Grupo de Desarrollo Rural Condado de Jaén a la diversificación agraria y en concreto al cultivo y transformación del pistacho, la producción ecológica en el aceite de oliva y nuevas producciones, así como el aprovechamiento de subproductos del olivar.

Otros proyectos de gran interés para el Condado de Jaén son el programa “Conocer mi territorio” para la difusión y conocimiento del patrimonio comarcal, un estudio de las aguas subterráneas con el Instituto Geológico y Minero de España para la posibilidad de regadío del olivar de la comarca, acciones conjuntas municipales y la labor del GDR para solucionar el problema de abastecimiento eléctrico de la comarca.

Asimismo, el GDR coordina el proyecto de realización de la Carta Arqueológica comarcal con la Universidad de Jaén que implica la participación de todos los municipios y la valorización del patrimonio en construcción en piedra seca, entre otras iniciativas.

¿Cómo pueden contribuir las políticas rurales y, en concreto, los Grupos de Desarrollo Rural a frenar la despoblación?

La despoblación es un fenómeno complejo como resultado de un modelo de desarrollo territorial en España y en la Unión Europea a partir de los acuerdos en la Organización Mundial de Comercio y el camino cada vez más intenso hacia la globalización económica, donde nuestras producciones alimentarias van perdiendo la exclusividad en el mercado interior y tienen que competir en un mercado cada vez más abierto en condiciones desiguales en términos de costes económicos de producción y de protección social, haciéndoles menos competitivos, con pérdidas de renta continuadas, que hace que la juventud vea poca atractiva su permanencia en la actividad agraria.

A esto hay que añadir el problema de las comunicaciones y el déficit de los servicios en relación con el mundo urbano, que perjudica la implantación del desarrollo empresarial en nuestras áreas rurales, faltando la generación de empleo en sectores no agrarios.

Y un modelo cultural que se vende a través de los medios de comunicación donde predomina el urbano frente al modelo rural, que hace poco atractivo a las nuevas generaciones la vida en el medio rural.

Esta situación exige medidas en la UE para defender nuestros productos alimentarios; nacionales y regionales para dotar de infraestructuras, desarrollos tecnológicos y servicios al medio rural; y favorecer con medidas fiscales la implantación de empresas en nuestras zonas.

Por tanto, los GDR podemos ser una herramienta eficaz para el desarrollo de la aplicación de dichas medidas enunciadas de manera simplificada, para operar en los territorios, vehiculando las necesidades de los mismos, dinamizando a la población para su tramitación y acceso a las iniciativas, la disposición de su estructura y organización en el territorio para su aplicación. 

Una de las claves en el desarrollo rural es el papel de las mujeres y jóvenes ¿cómo se puede potenciar su participación?

No es pensable un modelo rural de futuro sin la igualdad real de mujeres y hombres. Dicha igualdad se ha de dar en el ámbito social, cultural y económico.

Para que se vaya produciendo, el GDR ha de poner en práctica acciones de participación de las mujeres en el propio Grupo de Desarrollo Rural, garantizando su participación en sus órganos; reforzando su comisión comarcal de género donde participan las asociaciones y ayuntamientos para impulsar las políticas de igualdad;  desarrollando proyectos continuados propios en materia de igualdad social e igualdad económica en las cooperativas agrarias, el apoyo al emprendimiento de mujeres, y formación a las empresas para la implantación de planes de igualdad. Será posible si al GDR se le dota de los instrumentos con los que contaba en los marcos anteriores y de los que le ha sido despojado, dejándolo huérfano para poder desarrollar su tarea dinamizadora y formadora.

En cuanto a la participación de los jóvenes, con una problemática bien distinta, precisa de mucho tipo de medidas, que va desde el ámbito local, donde existan oficinas de información y participación juvenil, y equipamientos de ocio, deporte y cultura donde se desarrollen sus capacidades de sociabilidad y participación. Para la participación comarcal es imprescindible una buena red de transporte público entre los pueblos -que no existe- para el acceso a la participación presencial; sistemas de participación online; y reforzar la comisión comarcal de juventud de asociaciones y ayuntamientos para la red de intercambio de políticas juveniles. Pero hace falta mantener proyectos vinculados con el emprendimiento juvenil y de acompañamiento y monitorización de los proyectos de jóvenes, aunque para eso hace falta, como en el caso de las mujeres, que el GDR recupere los instrumentos que en otros marcos tuvo y ahora, no.    

De cara a la futura PAC ¿Cómo debería ser LEADER 2021-2027?

El próximo LEADER debería ser más simple y con menos burocracia para los GDR y para los promotores. En este sentido se debería de “imitar” el procedimiento en la gestión de ayudas que ya tuvimos con LEADER Plus.

Es necesario que los Grupos de Desarrollo Rural recuperen su capacidad de pago y decidan la aprobación de los proyectos y tengan la suficiente capacidad económica para desarrollar los proyectos propios.

Para los proyectos con presupuesto pequeño planteamos ir al sistema de presupuesto y justificación alzado, como ya lo hace la Comisión Europa en el programa “Europa con los ciudadanos”.

Si queremos que LEADER siga siendo pieza clave en el territorio habría que incrementar el presupuesto de gastos de funcionamiento del GDR para dinamizar el territorio y cumplir con las políticas de género y juventud, lucha contra el cambio climático, etc.

Y, por último, apostamos por una convocatoria única y abierta durante todo el marco.

 

Municipios del Condado de Jaén: Arquillos, Castellar, Chiclana de Segura, Montizón, Navas de San Juan, Santisteban del Puerto, Sorihuela del Guadalimar y Vilches.

Estrategia de Desarrollo Local (EDL): EDL Condado de Jaén: Afianzar la calidad territorial.

Presupuesto EDL: 3.433.380,36

Fuente: GDR Condado de Jaén/ARA

 

 

 

 

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
SR-0034-ES
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras