Castilla y León, a la cabeza nacional en ejecución del programa Leader, con el 50% de la financiación a falta de tres años

Comparte esta noticia

La red Princal apela al importante papel de estas organizaciones en la crisis del covid-19, pues “acometen en el territorio rural acciones de dinamización y formación”, y cree que deben “reimpulsarse”

Los grupos de acción local (GAL) de Castilla y León se encuentran a la cabeza nacional en niveles de ejecución del programa Leader, con el 50 por ciento de la financiación, a falta aún de tres años para su conclusión. Hasta el momento, se han comprometido hasta abril 115 millones de euros en proyectos, es decir, el 88 por ciento de los 130 millones de fondos públicos del periodo marco de la Unión Europea, con un nivel de ejecución de la mitad. La fecha tope de solicitud de ayuda es el 31 de diciembre de 2021, pero el plazo para acabarlos y el pago es el 30 septiembre de 2023. De este modo, hasta ahora, han nacido casi 2.000 pequeños proyectos (agroalimentación, turismo, artesanía, etc.. ), que por ley deben llevar a cabo pymes, autónomos y empresas del territorio. Otro dato positivo es que de cada euro público invertido por medio del Leader genera tres de inversión privada.

Con estos datos ya se han creado 1.846 puestos de trabajo, gran parte autoempleo, en su mayoría de jóvenes y mujeres, y se han logrado mantener por medio de estas inversiones 5.828 empleos consolidados. Todos estos datos hacen ver que la aplicación del programa Leader en Castilla y León “no solo se muestra como una herramienta eficaz para generar actividad económica”, sino que también, y desde su puesta en marcha en 1992, “es una herramienta fundamental para la lucha contra el despoblamiento”, tal y como explica a Ical el gerente de la Federación para la Promoción Rural Integral de Castilla y León (Princal), Víctor Jolín.

Estos datos sitúan a Castilla y León, junto con Cantabria, La Rioja y Aragón (en porcentajes similares), a la cabeza en la ejecución de los programas Leader a escala nacional, y como “referencia en la buena aplicación de estos proyectos” que apoyan pequeños proyectos en el medio rural, generadores de empleo, y por ende, “capaces de fijar y atraer población”. Si bien, en estas tres regiones existen cinco, tres y 20 grupos de acción local, con lo que la capacidad de gestión es más sencilla.

Jolín sostiene que al ritmo que va el programa, “lo lógico es que haya más proyectos que dinero”. “El fin es que no se quede ningún proyecto Leader sin financiación. Posiblemente se solicite más dinero a la Junta para que implemente y se cubran esas necesidades”, desliza, una petición que la organización transmitió al consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, en una reunión telemática celebrada esta semana.

A juicio de Princal, el papel de los grupos de acción local en la crisis del covid-19 es fundamental, pues “acometen en los territorios acciones de dinamización y formación”, que es el protagonismo que “deben asumir de nuevo”, como “generadores de ilusión, esperanza y actividad económica”. “Tienen que reimpulsarse porque la situación se va a complicar. Son entes en los que la población rural confía”, subraya.

Jolín hizo hincapié en los proyectos no productivos que se llevan a cabo en el programa Leader. Son aquellos que directamente no generan empleo pero “son dinamizadores en los territorios”. Están relacionados con “el tema asistencial, que por su naturaleza no generan empleo, pero son importantes porque generan dinamismo económico en el territorio”. Como ejemplo, citó cuestiones relacionadas con el medio ambiente, como la recuperación de un entorno que “puede ser una atractivo turístico y de ocio”. A día de hoy, ocho de cada diez proyectos son productivos y el resto, no productivos. El objetivo es que en el siguiente programa marco se eleva el peso de los no productivos.

Futuro de la PAC

Para ello, primero hay que resolver el futuro de la PAC, que se discutía con anterioridad a la crisis del covid-19 y que “ahora sufrirá un retraso”. “Veremos financieramente como queda, porque la prioridad inmediata de la UE es del coronavirus”, explica Jolín, quien, sin embargo, asegura que “todo lo que provoca esta enfermedad está vinculada a la seguridad alimentaria, que es una prioridad de la PAC”. “Necesitamos un documento muy fuerte que garantice la producción de alimentos, la producción y el desarrollo rural”, espeta.

Y en esa importancia se encuentra el “sostenimiento” del sector primario, “fundamental para las zonas rurales”: “Pero una cosa es lo que diga el Parlamento Europeo y otra lo que hace la Comisión con esos dictámenes”. En este sentido, apeló a la responsabilidad de los diferentes estados, que se replantearán sus aportaciones a la UE en este sentido. Pero incidió en que “es el momento de fortalecer la PAC, de producir alimentos con seguridad y de calidad para autoabastecerse, porque el coronavirus ha llegado casi de rebote, pero por la inseguridad alimentaria de otros países”.

Atraer nuevos activos

A rasgos generales, la valoración de Princal es “positiva”, tanto desde el punto de vista cuantitativo con relación a los niveles de compromiso y ejecución, al número de puestos de trabajo cerrados y el número de empleos consolidados, que son “datos muy importantes para la lucha contra el despoblamiento en las zonas rurales”. “Tanto en cuanto es muy relevante atraer a nuevos activos al medio rural, pero quizá es aún más importante que no se vayan”, sostuvo Jolín.

En este caso, la “buena” comunicación y coordinación entre los grupos de acción local y la Consejería hacen del Leader en Castilla y León una “referencia para el resto de las realidades autonómicas a la hora de establecer una metodología de trabajo en pro del medio rural ágil, en la que los flujos financieros son rápidos y las tomas de decisiones recaen en la propia población rural”.

En este sentido, Reder, la Red Nacional de Desarrollo Rural, de la que Princal forma parte y en el marco de la comisión que a escala nacional está diseñando el próximo programa Leader enmarcada en la futura PAC 2020 -2027, aboga por unificar los criterios de aplicación Leader en todas las comunidades autónomas y para ello propone el modelo de Castilla y León.

Crisis del covid-19

Evidentemente, la crisis del coronavirus afectará al medio rural. Para ello, los grupos, por medio del programa Leader, “deberán trabajar de manera más incisiva con los sectores económicos de los territorios”, tales como turismo, agroalimentación, artesanía, servicios de atención a población en riesgo, etc. Para ello, Princal ha puesto en marcha proyecto de cooperación (proyecto compartidos por varios GAL de diferentes provincias) de apoyo a estos sectores: jóvenes, mujer rural y personas mayores, búsqueda de sinergias y complementariedades entre los negocios de restauración y la industria agroalimentaria local, las nuevas tecnologías, el apoyo al sector artesanal o la lucha contra el despoblamiento.

Suponen proyectos de una inversión media de 150.000 euros y persiguen apoyar por medio de acciones de promoción, animación, formación y sensibilización a estos sectores económicos o a sectores concretos de la población en el medio rural de Castilla y León.

Igualmente, Princal apeló a “necesidades urgentes” detectadas en el medio rural, entre los que citó la falta de liquidez de las empresas. En este sentido, Jolín solicitó que se favorezcan a los propios GAL para apoyar a los sectores económicos y articular para las empresas “soluciones creativas capaces de favorecer el circulante y resolver sus problemas de liquidez inmediata”.

La medida Leader se encuentra enmarcada en el Plan de Desarrollo Rural de Castilla y León, que gestiona la Consejería de Agricultura y desarrollan sobre el terreno, en municipios menores de 20.000 habitantes, los grupos de acción local, respaldados por una media de 130 socios públicos y privados de su ámbito de actuación, entre ellos los ayuntamientos de Castilla y León.

En los 44 grupos de acción local de la Comunidad participan más de 5.700 socios públicos y privados del medio rural: 1.885 administraciones públicas ( ayuntamientos, mancomunidades y diputaciones provinciales ) y más de 3.800 entidades de carácter privado ( opas, empresas, asociaciones de mujeres y jóvenes, cooperativas agrarias, etc… ). El programa Leader de Castilla y León afecta a 992.211 habitantes de nuestra comunidad ( ámbito rural ) lo que supone el 43 por ciento del total de la población de Castilla y León y opera sobre 91.798 kilómetros cuadrados, el 97 por ciento de la extensión de la Comunidad.

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras