Guía de la España rural: doce meses para viajar por las áreas rurales españolas de manera sostenible

La pasión con la que habla Javier Rico de la España rural en su última guía, no solo es una gran invitación a conocerla, si no también a cuidarla, amarla y dejarte guiar por la gente que la habita los 365 días del año.

Guía de la España rural: doce meses para viajar por las áreas rurales españolas de manera sostenible

Grupos de Desarrollo Rural de toda España han colaborado con el autor para la elaboración de la Guía. El periodista Javier Rico es un gran conocedor de todos los lugares de los que habla en su Guía de la España ruraleditada recientemente por Geoplaneta. No solo por ser un asiduo viajero, sino porque su trabajo como comunicador ambiental y su experiencia como periodista en distintos medios le han permitido ensanchar sus conocimientos sobre el medio rural y las posibilidades de desarrollo y ocio que ofrece el mismo. “La idea surge de las posibilidades de haber conocido lo rural y sobre todo del respeto y el amor a sus gentes que son los que lo asientan, lo cuidan, lo conservan y nos dan de comer”, explica Rico, que en una sola obra nos propone 101 viajes por la España rural en los que prima lo sostenible, lo tranquilo y lo que nos enriquece culturalmente.

Eso sí, aunque hablemos de una novedad editorial, también hay un extenso trabajo detrás. Rico conserva sus diarios de campo de muchos años, así que a finales de 2019 se propuso el reunirlos en este libro para animar a salir en cualquier periodo del año y con cualquier tiempo metereológico. A la hora de enfocarlo tenía claro que debían estar representadas las personas que están implicadas en eso que se llama desarrollo rural, “ya que tienen mucha información, muchas cosas que contar por su cercanía con el territorio y los proyectos que se llevan a cabo, que son los que asientan población”.

“También para darle un elemento diferenciador, ya que hablo de la Costa Da Morte o del Delta del Ebro, la campiña de Jerez, de la Siberia extremeña, de la rioja Alavesa o del parque Natural de Oyambre en Cantabria que son sitios que ya se ha dicho mucho de ellos, así que me interesaba su gente para que me llevaran de la mano por estos lugares”, apunta.

En total, Rico hace 54 propuestas de viajes largos y 47 más cortos. Para describirlos ha hablado con más de 400 personas, que le han ido contando al autor las iniciativas en las que están inmersos, para que las personas que viajen por los distintos parajes puedan disfrutar, por ejemplo, de la recuperación de una variedad de manzanas o de sus fiestas. “También de la restauración de una torre medieval o de senderos que permiten conocer el patrimonio cultural de muchas zonas como de molinos o batanes. Pero también dar a conocer gente que hace cerveza artesanal o jabones o perfumes, o las personas que ofrecen masajes para la gente que hace senderismo por su zona”, asegura.

Desarrollo rural

Con el conocimiento de estas iniciativas, Rico se adentró en las distintas zonas para ofrecer un panorama los más completo posible del mundo rural. Así que califica a su libro de “muy vivido”. La Siberia extremeña es una de las zonas más extensas de las que habla, ya que de un extremo a otro puede haber 90 kilómetros. Pero hablando con los grupos de desarrollo rural ha podido coger la esencia de este territorio para ponerlo en valor.

Con sentido del humor, este periodista medio ambiental expresa que ha preferido utilizar la España rural, al término de moda de la España vacía. “¿Si estuviera vacía como podría haber escrito yo este libro? El problema es que esa España está desatendida y esto puede conllevar que se siga vaciando. Se está quedando sin médicos, sin escuelas, sin transportes. Así que lo primero que habría que hacer es atenderla y darle los servicios básicos y esenciales para que la gente se quede. La quieren repoblar, pero lo primero es que no se vayan los que están ahí. Además cómo la van a llenar, con macrogranjas, con parque eólicos que dan de comer a dos personas. Parece que les estamos llevando el oro y el moro con nuestro desarrollismo. En el medio rural está nuestra esencia. Hemos sido todos rurales hasta hace bien poco, hasta mediados del siglo pasado. Así que no podemos pisotearlo de esta manera”, lamenta.

Parque Natural del Delta del Ebro. | José Luis Gallego

El libro parte de tres premisas: “que se puede viajar todo el año, quitarnos la dictadura del buen tiempo, porque si no, tal vez, no iríamos al norte en invierno”. También que fueran viajes de cercanía, salvo algunos. “La mayoría discurren a 5, 10 o 20 kilómetros desde donde los comenzamos a realizar, incluso propongo más cortos que se pueden hacer alrededor de donde uno se aloja. Porque puedes ver un puente medieval o ir a unas lagunas o a un obrador de mermeladas, y todo ello lo puedes hacer en un día y la tercera premisa es viajar integrándonos en el paisaje y la gente, no verlo como un escaparate. Preguntar donde se puede ir a comer, a pasear, qué conocer, no ir condicionados. Dejar el móvil a un lado”, reclama Rico.

Desde 2014 Rico codirige junto a María Luisa Pinedo el proyecto A ver Aves, con el cual miles de alumnos de la Comunidad de Madrid pueden conocer la biodiversidad urbana que tienen cerca de sus casas o institutos, así que en esta guía los animales y plantas que habitan los distintos territorios a los que Rico nos invita a visitar también están presentes.

“No hay que dejar desatendido al mundo rural. Darle los servicios básicos y esenciales para que la gente se quede”

“Ahora en diciembre sugiero ir a ver el Delta del Ebro. Viaje que se puede compaginar con el conocimiento de la cultura del arroz. SEO-BirdLife tiene una finca allí que ha demostrado que esta cultura permite también una gran avifauna. El desarrollo económico no es incompatible con la conservación de la naturaleza. Es buen momento también para ver al lince en la sierra de Andujar ya que empiezan a moverse de cara al celo. Yo siempre recomiendo ir a la Costa Da Morte en diciembre. Nunca me he sentido tan integrado con ese paisaje que en pleno invierno. El Atlántico embravecido chocando con las rocas, sus brumas, las aves marinas que se te quedan encima como cometas y si están los percebeiros trabajando y las mariscadoras trillando las playa es un momento sublime”.

Múltiples opciones

El libro también nos propone viajes relacionados con el enoturismo, oleoturismo, geoturismo, astroturismo, cicloturismo, también recorridos asociados a castillos, yacimientos arqueológicos y paleontológicos. Incluso hay destinos cinematográficos como los lugares relacionados con Pedro Almodóvar en el campo de Calatrava (Ciudad Real) o revivir varias escenas del El bueno, el feo y el malo, de Sergio Leone, en la sierra de la Demanda (Burgos) donde se ha recuperado la escenografía y no en Almería como es la creencia habitual. Y por supuesto a la observación de la fauna.

Estructurado el libro mes a mes, Rico nos propone para el mes de enero “hacer oleoturismo por la vía verde del aceite de Jaén y Córdoba combinando el paisaje con visitas de almazaras o molinos para empaparse de los olores de la aceituna. Puede hacer frío pero si haces la ruta en bicicleta este no existe. Pero quiero además destacar la ruta del mimbre en Cuenca. El mimbre es una especie de sauce. En esas fechas se pone rojo y lo puedes ver en el río. También lo cultivan para la exportación. Ya que en la zona solo queda una última familia que hace sillas, cestos, lámparas. Desgraciadamente, esto de ser la última, me lo he encontrado en otros muchos sitios y da pena y es una lacra perder los oficios tradicionales”.

Paisaje de la Ribeira Sacra, en Galicia

Si queremos disfrutar de nuestros viajes, lo fundamental que nos recomienda Rico es dejarnos guiar, ya que en todos los sitios hay gente amable, que te cobraran por sus productos lo justo y te enseñaran su patrimonio. “Cuando vayamos a ver a las grulla, el lince o el oso, lo hagamos guiados por gente del territorio que sabe por donde ir sin molestar y tendremos más éxito en los avistamientos”.

Para estar en los sitios y no solo pasar, hay que dejarse llevar. “Tal vez te digan: sigue ese camino y es posible que te encuentres con unas tumbas visigodas o una torre o un castillo palacio. No es necesaria la Wikipedia porque las personas que viven en los diferentes lugares saben lo que su territorio esconde”.

El libro anima a salir en cualquier periodo del año y con cualquier tiempo metereológico

Viajar con curiosidad, con inquietud y por supuesto con respeto y humildad. Dando valor al mundo rural. Son las recomendaciones que ofrece Rico en su libro que recorre todas las provincias de España sin olvidarse de las islas invitándonos a viajar de una manera integral y donde, mes a mes, también podremos apreciar los ciclos de la naturaleza.

Fuente: El Agora diario del agua

Tal vez, también te interese…

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía
ARA, Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Entidades colaboradoras

Financia

Junta de Andalucía