Productores de espárrago verde temen que el calor aumente la producción sin haber demanda suficiente

Comparte esta noticia

Productores y cooperativistas de espárrago verde de la Vega de Granada temen que las altas temperaturas incrementen la producción de esta hortaliza y que el mercado, perjudicado por la alerta sanitaria, no pueda absorber dicha oferta.

Esta incertidumbre la comparte la cooperativa Cesurca de Huétor Tájar (Granada), una de las mayores productoras de espárrago verde de Granada, con una media anual de 5,5 millones de kilos que generan unas 15.000 peonadas por temporada, la mayoría mujeres.

El presidente de Cesurca, Antonio Zamora, ha afirmado a Efe que la producción de espárrago verde continúa a buen ritmo en la Vega de Granada a pesar de que el consumo de esta hortaliza ha bajado considerablemente a consecuencia de la alerta sanitaria provocada por el COVID-19.

Zamora ha explicado que los pedidos del mercado internacional han vuelto a entrar después de unos días de incertidumbre en los que algunas cooperativas de la provincia tuvieron que cerrar para regular su stock de espárragos.

No obstante, aunque la situación es complicada porque ha bajado el consumo, cooperativistas y productores confían salvar la campaña.

Una campaña que en la provincia de Granada se espera que sea inferior en cuanto a producción debido a la sequía de estos dos últimos años y a que se ha plantado menos espárragos por los bajos precios de esta hortaliza.

En Granada operan 13 cooperativas agrarias con más de 4.000 agricultores y 6.500 hectáreas.

La producción de estas empresas ronda las 35.000 toneladas, y desde que comenzara la recolección en febrero, las cooperativas han comercializado el 40% de su producción, manteniendo la continuidad en el suministro a través de supermercados y cadenas de distribución.

La calidad del producto es excelente, gracias a la experiencia del sector y unas condiciones climáticas favorables hasta la fecha.

Antonio Zamora ha lanzado un mensaje de tranquilidad tanto a agricultores como clientes: “Dentro de las dificultades que marca el estado de alarma, se está trabajando tanto en la recogida, manufacturación y envasado de espárrago”, sostiene.

Sólo en la cooperativa Cesurca de Huétor Tájar trabajan diariamente una media de 580 personas: “Hemos extremado las medidas de seguridad y protocolos de funcionamiento excepcionales que velan por la eficacia de la prevención frente al virus”, ha defendido.

Entre ellas, la distribución del personal en turnos diferenciados para que no coincidan, la redistribución de los trabajadores en las naves, la puesta en marcha de nuevas líneas de producción o que los propios trabajadores de la cooperativa recepcionen el producto y no los agricultores.

El buen tiempo ha hecho que la campaña se adelante en un mes con respecto al año anterior.

“Nos encontramos al 40% de la campaña total por lo que, si continuamos el ritmo, este año finalizaremos antes”, comenta.

Zamora insiste en que el sector necesita que se reactive el consumo y que la gente pueda consumir en libertad.

Dada la precariedad que atraviesa la agricultura, productores y cooperativistas exigen que las importaciones de terceros países cumplan los mismos requisitos que los productos nacionales.

“En caso contrario deberían pagar algún tipo de arancel que iguale los costes de producción de unos y otros”, concluye.

Fuente: EFE

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras