Sara Baras se lleva la subasta del mejor tomate Huevo de Toro con 3.700 euros organizado por el GDR Valle del Guadalhorce

Comparte esta noticia

Sara Baras es arte puro sobre las tablas. Su baile le ha valido para ser reconocida como una de las grandes eminencias del flamenco, pasión que casa con la solidaridad siempre que puede. Este jueves la bailaora ha alzado la mano para hacerse con el mejor lote de tomates de Huevo de Toro; 3.700 euros que irán destinados a la Asociación de Familiares y Enfermos de Alzheimer de Coín, localidad malagueña donde se cultiva esta fruta de exquisita calidad.

El lote ganador, que pesa entre unos cinco y seis kilogramos, ha sido el del agricultor José Mena Santos quien «mima» sus tomates cada año para no ser destronado como cultivador laureado. Sonreía cada vez que la puja subía 100 euros, al igual que todos los que se encontraban en la Plaza San Agustín del pueblo malagueño, que aplaudieron con fuerza cuando la bailaora alzó la mano por primera vez y vitorearon en el momento que la caja vencedora superó los 2.700 euros, precio en el que se cerró la subasta el pasado año.

Reñida hasta el final entre la bailaora, el copropietario de El Pimpi Pepe Cobos y un hombre anónimo vestido de azul, la puja finalmente ha sido para la gaditana, quien, además, ha sido la madrina de la ya tradicional gala. Un evento que se celebra simultáneamente con el concurso hortofrutícola y muestra de variedades locales, con la finalidad de apoyar a los agricultores del Valle del Guadalhorce y recabar fondos para asociaciones de la comarca.

Un total de 21 lotes de tomates Huevo de Toro cultivado al aire libre han sido los presentados al concurso, organizado por el Grupo de Desarrollo Rural Valle del Guadalhorce junto con el Ayuntamiento de Coín y con la colaboración de la Junta de Andalucía, que ha sido catados por un jurado profesional liderados por el director del restaurante marbellí El Lago, Paco García, quien ha asegurado que los productos presentados en esta edición «han sorprendido por el grado óptimo de maduración en la mata».

La «altísima calidad» de los tomates han complicado el veredicto, que finalmente ha concedido el número uno al agricultor José Mena Santos y el número dos a su hermana, Gloria Mena Santos. Lote que se ha puesto a la venta tras la subasta junto con los demás participantes para recaudar una cantidad mayor para la Asociación benefactora.

La bailaora Sara Baras junto al alcalde de Coín, Francisco Santos, y la familia de agricultores ganadora del concurso.
La bailaora Sara Baras junto al alcalde de Coín, Francisco Santos, y la familia de agricultores ganadora del concurso. – Francis Silva

La bailaora; «encanta de estar en Coín, un pueblo precioso, y aportar su granito de arena», se ha marchado feliz con sus tomates, a los que les «meterá un bocado» en cuanto pueda; ha estado acompañada del presidente de la Diputación de Málaga, Francis Salado; el delegado de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Fernando Fernández Tapia; el alcalde de Coín, Francisco Santos; y el presidente del GDR, José Romero Vega.

Un producto exquisito y gourmet

Al probar el Huevo de Toro hay críticos gastronómicos que han reconocido «su reencuentro con el tomate». Cremoso, carnoso, equilibro entre el dulzor y la acidez, sin apenas semillas y de piel fina. Una coctelera sensorial que hace de esta variedad un producto único y gourmet. Una de las técnicas del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) del Valle del Guadalhorce, Margarita Jiménez, explica que esta explosión en boca es, en parte, a que la mata de esta especie da entre siete y ocho kilos frente a los trece o catorce del tomate común, «lo que hace que se concentren los azúcares, polifenoles, sustancias aromáticas y por eso sensorialmente es un tomate que destaca».

Su piel fina y «poco aguante» en la cadena de reparto hizo que la rentabilidad del Huevo de Toro se esfumase. La poca demanda hizo que la mayoría de agricultores del Valle del Guadalhorce se dedicasen a otros cultivos, como la naranja, disminuyendo considerablemente las familias que producían esta variedad más allá que para el consumo propio. Hace siete años el Grupo de Desarrollo Rural apostó por revalorizar el producto y promocionar el sello de calidad. Pese a no haber muchas plantaciones profesionales, ahora hay más de 2.000 familias dedicadas al Huevo de Toro en la comarca.

Un tomate gourmet y sensible que está «buenísimo». Al corte se aprecia ya su jugosidad y la poca cantidad de semillas que contiene en su interior. Un beneficio en boca y un hándicap a la hora de reproducirlos, por lo que no se dan en grandes cantidades y, a su vez, limitados por la zona del cultivo. Las condiciones climatológicas del Valle del Guadalhorce hacen única a la comarca, que es rica en agricultura, por lo que esta variedad de tomate no se da en ninguna otra parte del mundo.

Si se llevasen las semillas a otro lugar, saldría un tomate con unas condiciones diferentes. Al igual que con las aceitunas o la uva para los vinos. Por ello, desde el GDR animan a los hosteleros malagueños a apostar por el Huevo de Toro y sus múltiples beneficios nutricionales y sensoriales, además de que sigan las actividades que se van a llevar a cabo hasta el fin de la temporada para promocionar el producto.

FUENTE: ABC

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras