Mª Carmen Collado, presidenta del GDR Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz: “LEADER es el único instrumento que ha acercado la toma de decisiones sobre financiación europea al medio rural”

Comparte esta noticia

 

 

El GDR Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz celebra este año su 25 aniversario y lo hace con un “compañero nuevo de viaje”, el territorio Costa Noroeste de Cádiz que también gestiona.

En estos 25 años de trayectoria, el Grupo de Desarrollo Rural ha gestionado 4 marcos de ayudas europeas en los que se han apoyado más de 700 proyectos con una inversión cercana a los 25 millones de euros y una generación y mantenimiento de más de 1.000 empleos.

En este periodo 2014-2020, el GDR gestiona fondos FEADER e ITI (de la Iniciativa Territorial Integrada) destinados apoyar una nueva propuesta turística en el entorno rural; el enoturismo. No en vano, la gran mayoría de la viña de la provincia de Cádiz se localiza en la campiña jerezana.

En esta entrevista a ARA, la presidenta de Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz. Mª Carmen Collado habla del valor de LEADER: “Es una buena herramienta de colaboración para mejorar la gobernanza rural y ha sido el único instrumento que ha trasladado la toma de decisiones en materia de financiación europea, a nivel local”.

¿Qué beneficios ha aportado LEADER a su territorio?

Creo que el futuro de la Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz pasa por un concepto de desarrollo rural que ya no hace referencia sólo a aspectos estrictamente económicos, sino a un proceso que se genera en un territorio de forma global e intersectorial (objetivos económicos, sociales, culturales…) y que exige la participación activa de la población.

Durante estos años, he podido comprobar en primera persona cómo se ha implicado a toda la población bajo el enfoque  participativo LEADER, en el diseño de las Estrategias de Desarrollo Local (EDL) no sólo de la Campiña, sino también del nuevo territorio ampliado de Costa Noroeste; que es otro de los grandes hitos que he vivido en mi periodo de Presidencia.

Son muchos los beneficios que LEADER ha aportado a nuestro territorio, la creación de empleo, diversificación empresarial y económica, mejora de la calidad de vida de nuestra población a través de pequeñas inversiones siempre teniendo presente la importancia de poner en valor nuestros recursos patrimoniales, naturales y, sobre todo, humanos.

En la historia de nuestra entidad, que en este año hemos celebrado nuestros 25 años en el territorio, resaltar que gracias a la metodología LEADER, y la implicación activa de todos los agentes socioeconómicos del territorio, hemos gestionado con éxito 4 marcos europeos, en el que se ha destacado por los buenos resultados, diligencia y capacidad de animación del territorio.

¿Qué proyectos destacaría del actual programa 2014-2020?

Entre los proyectos o líneas de trabajo a destacar en mi periodo, especialmente sin duda debo hacer hincapié en la novedad de la combinación de fondos FEADER e ITI (de la Iniciativa Territorial Integrada) destinados especialmente al sector enoturístico y que ya se está traduciendo en grandes inversiones, creación de productos y experiencias.

Existía la asignatura pendiente de poner en valor de una forma integral el viñedo, el lugar origen del vino, y el entorno rural como complemento de la oferta actual de servicios turísticos de las ciudades del vino del Marco de Jerez. Es por ello que venimos trabajando fuerte para apoyar el desarrollo de una nueva propuesta turística en el entorno rural. Ya se está diseñando y creando una ruta enoturística que permitirá poner en valor los viñedos, los caminos rurales, las casas de viñas y todos los recursos existentes en el medio rural.

Como complemento, se apoyan todo tipo de iniciativas de turismo rural, alojamiento, gastronomía, eventos, etc. Con ello, el viñedo se convertirá en un espacio de ocio más, en el que desarrollar multitud de actividades turísticas, y todo ello sin perjudicar la actividad agraria principal, ni el paisaje.

Esta propuesta potenciará en el medio y largo plazo la economía en el medio rural, siendo un impulso para la creación de nuevas alternativas económicas y de empleo, para lo que hay fondos específicamente destinados especialmente para la juventud.

¿Qué papel desempeña el GDR en el territorio?

Es una entidad fundamental como Asociación vertebradora y dinamizadora del territorio, y también por su labor como GDR gestor de fondos LEADER. De hecho, en estos 25 años de trabajo en los marcos anteriores, se han apoyado más de 700 proyectos con una inversión cercana a los 25 millones de euros y una generación y mantenimiento de más de 1.000 empleos.

Muy importante el apoyo a sectores como el agrario y agroalimentario con un 34% de presupuesto total de subvenciones concedidas, un 13% para apoyo al turismo rural, así como un 19% para la diversificación económica; un 29 % para mejorar la calidad de vida de la población rural y un 5% en actuaciones de dinamización y promoción que afectan a todos.

Actualmente  nos encontramos inmersos en el programa para el periodo 2014-2020, en la que se han publicado dos convocatorias, estando finalizada la convocatoria de 2017 donde se han aprobado 50 proyectos con una inversión total en el territorio de prácticamente unos 5 millones de euros y un apoyo de unos 2 millones.

En el marco actual el Grupo gestiona un total 15.523463,11 € para las 2 zonas de su ámbito de actuación. Siendo 6M de la ITI, dado que es un territorio con casi la totalidad de la viña de la provincia de Cádiz.

¿Cómo pueden contribuir las políticas rurales y, en concreto, los Grupos de Desarrollo Rural a frenar la despoblación?

Nuestras entidades juegan un papel importante para evitar la despoblación y, sobre todo, para fijar la población al territorio.  En cualquier caso, nuestras comarcas no se caracterizan especialmente por la problemática de la despoblación; tienen otro tipo de carencias más relacionadas con el empleo, las infraestructuras, los servicios etc. Nadie mejor que la propia población de las zonas rurales para proponer productos o servicios que mejoren sus vidas. Uno de los retos prioritarios que afrontan nuestros territorios es la creación y consolidación de empleo, fundamentalmente a través de la mejora de la competitividad y la sostenibilidad del tejido productivo de las zonas rurales, así como el aprovechamiento de los recursos endógenos para la creación de nuevas actividades incidiendo en la diversificación de la economía rural.

Por todo ello, es necesario que nuestras entidades no caigan en la trampa de una excesiva burocratización, ni en la de convertirnos en una ventanilla más, LEADER es mucho más. Es dinamización para dar impulso a la energía positiva de nuestra gente: jóvenes, mujeres, tejido empresarial, personas mayores, todos tienen mucho que aportar… y si a ello le unimos una dotación económica, los recursos naturales y patrimoniales de los territorios, etc.  ello hace que tengamos un gran potencial para trabajar por un desarrollo sostenible; un grupo de personas, empresas y entidades comprometidas con el futuro de nuestras zonas rurales. Sólo de esta forma conseguiremos fijar la población en nuestros pueblos y asegurar el necesario relevo generacional.

Una de las claves en el desarrollo rural es el papel de las mujeres y jóvenes ¿cómo se puede potenciar su participación? 

El marco 2014-2020 destaca el impulso de la perspectiva de género, la promoción del papel activo de la mujer y de la juventud y el fomento de la innovación, ya que estas iniciativas contribuyen a fijar la población en el territorio.

Respecto a la igualdad en la comarca, debemos seguir liderando el empoderamiento de las mujeres rurales convirtiéndolas en una de las piedras angulares del capital social del territorio. En nuestro caso contamos con la Federación de Asociaciones y Colectivos de Mujeres “SOL RURAL”, fundadora también de COAMUR a nivel andaluz. Además, no sólo han incorporado la perspectiva de género al desarrollo rural, sino que más allá de trabajar sólo con mujeres, se ha concienciado a toda la población, y especialmente a la juventud, sobre la necesidad de avanzar en la igualdad y de integrarse en el tejido asociativo como espacio de participación y verdadero motor de desarrollo de la zona, así como de implantarla en el tejido productivo y mercado laboral, rompiendo desigualdades, brechas y techos de cristal.

Por otra parte, hay que facilitar la incorporación activa de la juventud al empleo basada en la formación, asesoramiento, acompañamiento y prácticas laborales en yacimientos estratégicos de empleo detectados.

¿Cómo los Grupos de Desarrollo rural están cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030? 

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus 169 metas han definido prioridades y aspiraciones de nuestro planeta para 2030. No sólo lo apoyan los países firmantes a través de Naciones Unidas, sino que pretenden canalizar los esfuerzos del sector público-privado para desarrollar, implantar y divulgar políticas y prácticas de sostenibilidad. En este sentido, en el contexto rural, los GDR estamos llamados a jugar un papel central en esta labor como entidades dinamizadoras del tejido social y productivo de nuestros territorios. Debería ser una oportunidad para transmitir a nuestros promotores/as la importancia de fomentar el equilibrio entre los objetivos de negocio  y los de equidad y sostenibilidad.

Ya en este marco, desde los proyectos que optan a ayudas de nuestros fondos, se está incentivando algunos de los ODS, puntuándose aquellos proyectos que tienen incidencia positiva en nuestro medio ambiente (ODS 13), tanto si  las mejoras van asociadas a las inversiones y están relacionadas con las mejoras de la eficiencia energética o reducción del consumo de energía y de los recursos hídricos, utilización, fomento o desarrollo de fuentes renovables de energía, reducción o depuración de emisiones de gases de efecto invernadero, reutilización, reciclado o reducción de residuos, así como, protección, conservación, mejora o implantación de medidas que minimicen los riesgos sobre los recursos naturales que actúen como sumideros de carbono, aquellas orientadas a la bioconstrucción, a la transición a economía hipocarbónica; como todas aquellas actuaciones que incorporen acciones  y medidas de difusión, sensibilización social o formación sobre los aspectos anteriormente mencionados y/o el cambio climático; Otros criterios de selección de proyectos, que actualmente se pueden enmarcar dentro de alguno de los ODS son entre otros, innovación (ODS 9), creación de empleo (ODS 8) igualdad de oportunidades (ODS 5), etc.

Aunque no se nos escapa que, con la actual crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19, quizás habrá mayor dificultad para poder alcanzar estos objetivos en la práctica.

De cara a la futura PAC ¿Cómo debería ser LEADER 2021-2027?

Ahora más que nunca debemos seguir defendiendo la labor de los GDR y el enfoque LEADER, de cara al posicionamiento del futuro de LEADER 2021-2027, en un momento tan estratégico como el actual, en el que se están trazando las líneas que definirán la política de desarrollo rural en el siguiente periodo, y sobre todo tras la crisis que deberemos afrontar por la COVID-19, debemos seguir apostando por los territorios rurales, territorios que han evidenciado en estos momentos su capacidad de resistencia, donde a pesar de todas las dificultades y falta de infraestructuras han sido una vez más ejemplo de apoyo mutuo, aflorando esa solidaridad que siempre ha caracterizado a las zonas rurales. Donde el sector agrario y agroalimentario pese a todas las dificultades sigue abasteciendo nuestras despensas en tiempos de crisis, sector que se verá afectado inevitablemente de forma negativa como consecuencia de la crisis provocada por esta pandemia, y al que debemos apoyar.

Por ello aprovecho, para poner en valor el papel de nuestros GDR, estos se vislumbran como entes facilitadores y dinamizadores capaces de apoyar iniciativas diversas, creadoras de empleo, orientadas al crecimiento económico, la innovación, la conservación y protección medioambiental y patrimonial, y a la mejora de la calidad de vida de nuestras zonas rurales. Como presidenta de un GDR, creo que es el momento de solicitar medidas técnicas y económicas que aseguren el mantenimiento de estas entidades y la animación en los territorios que permitan una transición sin problemas entre el período de financiación actual y el siguiente para que no volvamos a tener un parón que retrase nuevamente todos los logros obtenidos.

No puedo concluir, sin resaltar que el método LEADER, de éxito contrastado, es una buena herramienta de colaboración para mejorar la gobernanza rural y ha sido el único instrumento que ha trasladado la toma de decisiones en materia de financiación europea, a nivel local. De ahí nuestra defensa de los proyectos de los Grupos de Acción Local como dinamizadores, facilitadores y de intervención sobre el territorio; la exigencia de mayor flexibilidad en la gestión de estas ayudas y el análisis de la posibilidad de contar con “Multifondo” que permita estrategias integrales.

Por ello, sólo me cabe desear que el medio rural siga vivo y seamos testigos de ello.

Municipios de la zona rural LEADER Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz: El Puerto de Santa María (Excluido núcleo de población principal), Jerez de la Frontera (Excluido núcleo de población principal) y Puerto Real y Chipiona, Rota, Sanlúcar de Barrameda y Trebujena.

EDL Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz: Campiña de Jerez: Sembrando ideas

Fuente: GDR Campiña de Jerez y Costa Noroeste de Cádiz/ARA

 

 

 

Andalucía Rural, Desarrollo Rural, desarrollo sostenible, gdr, grupos desarrollo rural, sostenibilidad

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras