GDR Serranía Suroeste Sevillana: “LEADER es la única política pública diseñada para luchar contra la despoblación”

Comparte esta noticia

El GDR Serranía Suroeste Sevillana lleva casi 25 años trabajando por el desarrollo socioeconómico de este territorio situado entre las campiñas del valle del Guadalquivir y la Sierra Sur Sevillana.

Su presidente, Manuel Gil Ortiz considera que Leader es una magnífica herramienta para aplicar las políticas de desarrollo territorial. “Los Grupos conocen todos los sectores productivos del territorio, localizan donde están las iniciativas más innovadoras, los líderes locales y a través de Estrategias Participativas establecen las prioridades a atender”.

 

En estas casi tres décadas, Leader ha demostrado que puede compartir con la Administración la gestión de las políticas públicas en el medio rural. “No se pueden implementar políticas participativas desde la ciudad y con la administración tutelando dichos procesos, sino que deben ser los habitantes del mundo rural quienes tomen las riendas, y a eso no hay que tenerle ningún miedo” afirma convencido.

 

Es más, Gil Ortiz defiende que LEADER es la solución a los problemas del mundo rural. “No son válidas las fórmulas de siempre, hay que buscar nuevos caminos, respuestas y ese es el papel insustituible e indispensable de los Grupos de Desarrollo Rural”.

 

¿Qué beneficios ha aportado LEADER al territorio?

LEADER ha supuesto otra forma de gestionar y abordar el desarrollo socioeconómico en las zonas rurales a través de la participación de la población local en la gestión de los programas de desarrollo rural.

Además, LEADER ha permitido a los 8 municipios de la Serranía Suroeste Sevillana (Arahal, Coripe, La Puebla de Cazalla, Marchena, Montellano, Morón de la Frontera, Paradas y Pruna) gestionar estrategias de desarrollo local basadas en el impulso a los recursos endógenos, la modernización de las pequeñas industrias agroalimentarias locales, la recuperación de un importante patrimonio arquitectónico y etnográfico o el desarrollo de microempresas rurales, etc.

¿Qué proyectos destacaría del actual programa 2014-2020?

Las iniciativas más destacables están vinculadas a la modernización y digitalización de las empresas del sector agroalimentario de la comarca. A través de las ayudas LEADER se ha destinado a la aceituna de mesa muchos recursos; principalmente a las cooperativas agrarias, a las pymes y micropymes que trabajan este producto señero de la Serranía Suroeste Sevillana.

En las líneas de ayudas al sector agroalimentario hemos apoyado proyectos empresariales dirigidos a introducir mejoras medioambientales que ayuden a reducir los residuos y su impacto en el medioambiente y a mejorar la calidad del producto dotando a las empresas de maquinaria más moderna.

Mención especial merece un proyecto de servicios avanzados a la producción agraria y la industria transformadora de la aceituna de mesa. La empresa Global Olive Consulting, S.L. ofrece servicios digitales para el seguimiento del proceso productivo de elaboración de la aceituna de mesa; estableciendo un control y seguimiento online del proceso de producción. Estos son los servicios innovadores avanzados que necesitan nuestras empresas para hacerlas más competitivas.

¿Qué papel desempeña el GDR en el territorio?

 

El GDR es un elemento catalizador de nuevos proyectos en el territorio que tiene muy en cuenta el carácter innovador de las iniciativas que se aprueban, la valorización de su patrimonio y de la producción local, etc.

En los anteriores programas, el Grupo de Desarrollo Rural lideró numerosos proyectos relacionados con la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, coordinó proyectos de cooperación dirigidos a incorporar a las mujeres en los órganos de decisión de las empresas y se apoyaron iniciativas empresariales promovidas por mujeres.

Al mismo tiempo, se trabajó la valorización del patrimonio cultural como un activo de desarrollo de iniciativas culturales destacando, entre otras, el apoyo a la creación del Museo de la Cal ubicado en Morón de la Frontera y que ha obtenido el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

 

En el actual programa LEADER 20014-2020 estamos teniendo dificultades para poner en marcha proyectos propios enfocados a conseguir los objetivos de igualdad y, en concreto, iniciativas presentadas por asociaciones de mujeres, y de cualquier otra índole. Y esto ocurre porque este programa encorseta más la actuación del GDR en el territorio que en marcos anteriores y lógicamente está dificultando abrir propuestas más innovadoras y experimentales que antes sí se permitía.

¿Cómo pueden contribuir las políticas rurales y, en concreto, los Grupos de Desarrollo Rural a frenar la despoblación?

Los GDR siempre han tenido presente la lucha contra la despoblación, de hecho, lo lleva en su “ADN”. LEADER nace como iniciativa comunitaria allá por los años 90 para trabajar estrategias que fijen la población rural creando un entorno económico óptimo en las zonas rurales de ahí que se diseñe desde el principio con la participación de los actores locales y es precisamente de la mano de estos actores locales cómo se ponen en marcha los programas.

LEADER ha sido y es la única política pública que realmente se diseña para luchar contra la despoblación. La finalidad de las Estrategias de Desarrollo Local Participativas es la de fijar la población en el entorno rural, ¿hay mayor lucha contra la despoblación que trabajar para fijar a las empresas en los pueblos y poder vivir y trabajar en ellos?. Por eso, las EDL de los Grupos contemplan medidas de servicios a la población, mejoras de infraestructuras públicas, apoyo a empresas locales, productos locales, y una especial atención a la innovación; ya sea de productos, de procesos, etc., para facilitar un entorno favorable a las empresas y también, como no, para atraer a nuevos pobladores.

Un territorio rural con proyectos de este tipo es más atractivo para los habitantes del territorio, pero también para los de fuera.

Una de las claves en el desarrollo rural es el papel de las mujeres y jóvenes ¿cómo se puede potenciar su participación? 

Los Grupos de Desarrollo Rural en Andalucía han sido pioneros en incorporar políticas de igualdad e incluir la perspectiva de género y juventud en los programas Leader a lo largo del tiempo. Con el primer programa PRODER 1996-1999, con Leader PLUS 2000-2006 y después con LIDERA 2007-2013 se elaboraron y se implantaron en las empresas de la comarca los primeros planes de igualdad. Además, han sido numerosos los encuentros, intercambios de experiencias, estudios sobre el impacto de la crisis en las mujeres rurales, actividades formativas, etc. Todas esas iniciativas se han llevado a cabo con la finalidad de visibilizar a las mujeres rurales y, por supuesto, se han organizado convocatorias de proyectos promovidos por jóvenes, cuya participación resulta más dificultosa.

En el actual programa, y tras la renovación reciente de la Junta Directiva del GDR, se está elaborando un nuevo protocolo para incorporar todo el tejido asociativo de la comarca al Grupo y elaborar con estos actores un plan de trabajo al objeto de contar con su participación y su opinión en temas de interés para la comarca y para ellos mismos.

¿Cómo los Grupos de Desarrollo rural están cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030? 

Creo que la metodología de trabajo que desarrollan los GDR, basada en los siete principios de LEADER, coincide absolutamente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En primer lugar, el objetivo desde el que se trabaja en la medida 19 del PDR es la de objetivo B.6 relativo a la “lucha contra la pobreza y la exclusión social”.

En segundo lugar, el objetivo de igualdad de género está contemplado de forma transversal en la Estrategias de Desarrollo de nuestro GDR que se lleva trabajando casi 25 años.

En tercer lugar, la lucha contra el cambio climático y transitar hacia una economía baja en carbono también es un objetivo transversal en nuestra Estrategia; la mejora de la calidad de vida, la innovación, el desarrollo sostenible, la promoción de los productos locales, producciones responsables, alianzas para lograr los objetivos, tan presentes en los proyectos de cooperación LEADER, proteger los ecosistemas locales, etc.

De cara a la futura PAC ¿Cómo debería ser LEADER 2021-2027?

LEADER debería de preservar sus características que le han llevado a ser un programa exitoso en toda Europa y ahora se exporta a otros continentes. Por eso, no debería perder su carácter piloto y de laboratorio. Si se quiere conseguir que los problemas del mundo rural (éxodo rural, falta de servicios, pérdida de biodiversidad y de oficios indispensables para el mundo rural, falta de infraestructuras, envejecimiento de la población etc.) se solucionen o mejoren, no son válidas las fórmulas de siempre, hay que buscar nuevas recetas y ese es el papel de LEADER.

Es decir, para convertir el GDR en una oficina burocrática no es necesario que exista en el territorio, pero para buscar y explorar nuevos caminos y nuevas respuestas es indispensable que exista el Grupo de Desarrollo Rural.

Después de casi 30 años, Leader ha demostrado que puede compartir con la Administración el espacio de gestión de políticas públicas en el medio rural. No se pueden implementar políticas de desarrollo rural participativas desde la ciudad y con la administración tutelando dichos procesos, sino que deben seguir siendo los habitantes del mundo rural quienes tomen las riendas, y a eso no hay que tenerle ningún miedo. Para ello, los Grupos necesitan un espacio normativo y de desarrollo de la gestión propios porque no son una administración pública.

La administración debe entender que es necesario compartir esa parcela de poder, de gestión por la ciudadanía. Si los habitantes del mundo rural no son protagonistas de su desarrollo económico y social, nada se podrá hacer por su decaimiento y abandono.

De hecho, Leader es una magnífica herramienta para poner en marcha las políticas de desarrollo territorial y tiene en su haber algo muy valioso que es el conocimiento de todos los sectores productivos; localiza donde están las iniciativas más innovadoras, donde están los líderes locales y a través de sus Estrategias Participativas establecen las prioridades que habría que atender. Es una magnífica herramienta para el desarrollo territorial a la que no se le está dando la importancia debida por parte de todas las administraciones, con equipos formados y con la presencia del tejido socioeconómico en los órganos del GDR.

La crisis sanitaria que estamos viviendo demuestra que la solución a los desafíos que se nos presentan es una respuesta colectiva que requiere actuar en lo local, pero pensar en global y que el Estado juega un papel clave, pero cada ciudadano juega otro, tan o más importante. Se va a tener que aplicar “esta medicina” en otros ámbitos de la vida, y en el mundo rural, las respuestas a sus problemas siempre cuentan con la implicación de sus habitantes porque son a quienes les incumben.

Fuente: GDR Serranía Suroeste Sevillana/ARA

 

 

Andalucía Rural, Desarrollo Rural, grupos desarrollo rural, sostenibilidad

Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía

ER-0930/2013
GA-2013/0384
ER-0930/2013
  • Edificio Metropol 1, C/ Industria, nº 1, 3º Módulo 20
    41927 Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • 954 769 722 | 618 212 064

Financia

Entidades colaboradoras